La DGT desmiente que vaya a introducir cambios en el sistema de distintivos ambientales

Ayer, se filtró a los medios de comunicación españoles una noticia que ha resultado ser falsa: de acuerdo con las informaciones publicadas por un diario nacional, la DGT (Dirección General de Tráfico) estaba estudiando modificar el sistema de distintivos ambientales recientemente implantado, con el cual se han clasificado los vehículos del parque automovilístico nacional según su nivel de contaminación.

Como ya explicamos en su momento, actualmente los coches de gasolina matriculados antes del año 2000 y los coches diésel anteriores a 2006 no tienen derecho a pegatina. Los gasolina fabricados entre el 2000 y 2006 y los diésel entre 2006 y 2014 tienen por su parte derecho a la pegatina B. Por último, los gasolina posteriores a 2006 y los diésel posteriores a 2014 pueden acceder a la pegatina C.

Después nos encontramos con la pegatina ECO, a la que pueden optar los mild-hybrid o «semi-híbridos», los coches a gas (tanto GNC como GLP), los híbridos convencionales y los híbridos enchufables con una autonomía eléctrica inferior a los 40 km. La pegatina CERO por su parte está reservada a los automóviles 100% eléctricos (ya tengan baterías o pila de combustible de hidrógeno) y a los híbridos enchufables con más de 40 km de autonomía eléctrica.

Como hemos explicado antes, los distintivos ambientales permiten clasificar el parque automovilístico español según su nivel de contaminación. En base a esto, numerosas instituciones han comenzado a aplicar restricciones o exenciones a los diferentes tipos de vehículos que componen esta clasificación. Por ejemplo, los vehículos ECO y CERO suelen tener permitido el acceso a las zonas de bajas emisiones de las ciudades, y además su estacionamiento suele ser gratuito (o en su defecto estar rebajado). En el otro extremo de la balanza nos encontramos a los coches sin pegatina, que no podrán circular por Madrid a partir de 2025 (actualmente ya no pueden aparcar en la zona ORA salvo en aquellos barrios en los que resida el dueño; a partir de 2025, ni siquiera eso).

Han sido muchas las personas que han criticado con dureza esta clasificación, pues aunque los mild-hybrid cuentan con un sistema de 12 o 48 voltios que proporciona una ligera asistencia eléctrica al motor de combustión, en condiciones reales contaminan lo mismo que un modelo térmico equivalente. Así, algunos vehículos de prestaciones, consumos y emisiones elevadísimos están logrando la pegatina ECO simplemente por ser mild-hybrid.

El caso de los híbridos enchufables es similar, pues se considera CERO a modelos que en muchos casos cuentan con enormes motores térmicos de gran consumo, los cuales entran en funcionamiento en cuanto se agotan las baterías (las cuales además según algunos estudios no suelen ser cargadas por los usuarios).

En la noticia de la que nos hicimos eco ayer, se planteaba que los modelos mild-hybrid pasaran a ser considerados C y los híbridos enchufables ECO. Sin embargo, la DGT ha hecho saber que no está previsto introducir ningún cambio o modificación en el actual sistema de distintivos ambientales.

https://twitter.com/DGTes/status/1229727431109550080

Fuente | DGT

Relacionadas | Pere Navarro, director de la DGT, arremete contra el coche eléctrico: «De Madrid a Cádiz son 25 horas porque tienes que parar a cargar»

Compártelo: