Los coches eléctricos superan las ventas de los coches con caja de cambios manual en Estados Unidos

En Estados Unidos, las cajas de cambios manuales nunca han sido especialmente populares, pues desde hace décadas se han visto arrinconadas por las transmisiones automáticas. Curiosamente, esto nunca ha ocurrido en Europa, donde los cambios manuales continúan gozando de buena salud a pesar del cada vez mayor éxito de los coches automáticos.

Solamente una pequeña minoría de fabricantes ofrecen cajas manuales en Estados Unidos, normalmente en coches de carácter deportivo, e incluso en dicha categoría poco a poco se van viendo desplazado por modernas cajas automáticas secuenciales, muy rápidas y con la posibilidad de cambiar de marcha de forma manual utilizando levas situadas tras el volante (este es el caso de las cajas de cambios de doble embrague, que por ejemplo suponen alrededor del 90% de las ventas del Porsche 718 Cayman/Boxster).

En 2019, en Estados Unidos se vendieron más coches eléctricos que manuales, una muestra más del apogeo de la primera tecnología y de la decadencia de la segunda. Así, los coches eléctricos alcanzaron una cuota del 1,6% (es decir, un 0,1% más que en 2018), mientras que los coches con caja de cambios manual se quedaron en apenas un 1,1% (con una caída del 0,5% respecto a 2018).

Aparentemente, en Estados Unidos las cajas de cambios son percibidas como un recuerdo del pasado; una suerte de gagdet que solo aprecian aquellos conductores que buscan la máxima pureza de sensaciones en conducción deportiva. Todo lo contrario a lo que ocurre en Europa, donde los coches con cambio manual siguen siendo utilizados en todo tipo de automóviles, sobre todo en los asequibles utilitarios que mes a mes copan las listas de ventas del viejo continente.

Sin embargo, según vaya avanzando la electrificación posiblemente el mercado europeo siga los pasos de Estados Unidos: los coches híbridos son siempre automáticos (salvo extrañas excepciones como el antiguo Honda CR-Z), los híbridos enchufables también, y la inmensa mayoría de los eléctricos puros ni siquiera emplean una caja de cambios (algunos modelos de altas prestaciones como el Porsche Taycan cuentan con una caja de cambios automática de dos relaciones para el eje trasero, pero no es lo usual, pues normalmente los coches eléctricos con un motor eléctrico por eje emplean relaciones de transmisión diferentes para priorizar la aceleración o la eficiencia según el motor que entre en funcionamiento, alternándolos o combinándolos de forma inteligente).

Fuente | Green Car Reports

Relacionadas | Las cajas de cambios volverán a ser montadas en los coches eléctricos… pero solo en los de altas prestaciones

Compártelo: