Tesla trabaja en una versión Standard del Model 3 con baterías LiFePO4, que rebajarán un 25% su precio

Los medios chinos han publicado hace unas horas un rumor con bastante fuerza que avanza uno de los movimientos más profundos que realizará Tesla en los próximos meses. Se trataría de un importante cambio en las baterías que lleva el Model 3 en ese mercado, y que pasará a contar en su versión más accesible con un pack formado por las económicas celdas de litio-ferrofosfato (LiFePO4).

Estas baterías serían fabricadas por la empresa local Ninge, que además podría acceder a las ayudas públicas que ofrece el gobierno chino para la producción de este tipo de celdas. Algo que permitirá rebajar de forma sustancial el coste de la batería de la berlina americana.

Según el especialista en baterías y minerales Simon Moores, la razón principal de este ajuste es reducir los costes de producción. Un ajuste general que puede reducir el precio de producción del Model 3 chino en al menos un 25%. Al mismo tiempo, este movimiento también ayudará a garantizar el suministro de la fábrica de Shanghai, gracias a su localización en la China continental, lo que permitirá que la cadena de suministro sea más segura.

Otro factor a favor de este movimiento es que supone diversificar el tipo de batería, para de esa manera en caso de que exista un pico de precio en elementos como el níquel, el cobalto o el litio, Tesla podría dejar de usar esas baterías y pasarse temporalmente a las LiFePO4.

Los fabricantes chinos esperan que las baterías de litio-ferrofosfato (LIFePO4) superen los 200 o 300 Wh/kg en 2020

Entre los motivos para el descenso de precio está la ausencia de cobalto en este tipo de baterías. Además según Moores, el avanzado sistema de control de las celdas de Tesla, BMS, permitirá sacar el máximo partido a dichas celdas lo que ayudará a que incluso con packs de baterías más pequeños, el fabricante pueda acceder a las ayudas del gobierno que se limitan a modelos según su autonomía.

Gracia a este movimiento, el Model 3 Standard podría lograr pasar de los actuales 39.000 euros al cambio, a una cifra cercana a los 30.000 euros. Una cantidad sin duda mucho más atractiva que a pesar de todo seguiría manteniendo los elevados márgenes de beneficio para el fabricante.

Al mismo tiempo Tesla seguirá con las actuales baterías NMC fabricadas por LG en sus modelos Long Range, que mantendrán su configuración actual y también sus precios.

 

Relacionadas | Informe sitúa a Tesla 6 años por delante de la industria del automóvil

Compártelo: