El coronavirus aumenta la demanda de vehículos eléctricos y autónomos de Neolix

En toda crisis hay oportunidades para algunos sectores que se ven beneficiados por medidas como las tomadas en lugares como China, donde han decretado el aislamiento de grandes masas de personas por culpa del coronavirus. Algo que ha obligado a buscar alternativas para la entrega de víveres y mercancías a los residentes que no pueden acercarse a las tiendas. Esto ha disparado la demanda de vehículos eléctricos y autónomos, que han encontrado en esta crisis una oportunidad para despegar a nivel comercial.

Es el caso de la startup china Neolix. Una pequeña compañía tecnológica que ha contado con la inversión de gigantes como el grupo Alibaba, Meituan Dianping y JD.Com, y que ha visto como en los últimos dos meses la demanda ha aumentado hasta más de 200 unidades. Una cifra que podemos comparar con las 125 unidades que habían entregado en todo el 2019.

Esta epidemia según muchos expertos servirá para dar un impulso inesperado a la tecnología del transporte autónomo, que han permitido ofrecer una alternativa para reducir el contacto físico entre personas en las zonas más afectadas por el coronavirus.

Esto ha provocado que el stock de Neolix se agotaran durante la epidemia. Unos vehículos que se han usado para la entrega de suministros médicos en hospitales en zonas como Wuhan, el epicentro del brote. Además están siendo usadas por el gobierno para ayudar a desinfectar las calles y trasladar alimentos a las personas que trabajan en primera línea luchando contra el virus.

Para los responsables de la compañía, sin duda el apartado más importante es que esta situación ha ayudado a cambiar la percepción que tienen muchas personas hacía los vehículos sin conductor. Una imagen que indican ha dado un giro de 180 grados.

Curiosamente la principal barrera para esta tecnología son las regulaciones. Una burocracia que ha limitado el uso de este tipo de vehículos en zonas abiertas al tráfico, y que durante la actual crisis se han suavizado para facilitar el uso de modelos autónomos gracias en parte a la necesidad, y también a que las carreteras están prácticamente vacías estos días.

Además del cambio en la imagen que estos vehículos tienen entre la gente, y la apertura de las regulaciones, este evento ha servido para aumentar la inversión en el sector de los vehículos autónomos. Como ejemplo, el programa lanzado recientemente por el gobierno chino que ofrece hasta el 60% de ayuda para la compra de vehículos autónomos, y que permitirá a Neolix lograr alcanzar unas ventas de unas 1.000 unidades este año.

Relacionadas | Electrify America construirá estaciones de carga robotizadas para coches eléctricos y autónomos

Compártelo: