Volkswagen comenzará a instalar las nuevas baterías NCM 811. Un 25% más densidad energética con el objetivo de los 100 dólares el kWh

Volkswagen ha confirmado el inicio de los trabajos para comenzar a utilizar las nuevas celdas NCM 811 en sus coches eléctricos. Un cambio en la química crucial que permitirá por un lado contar con baterías con mayor densidad energética, pero sobre todo más económicas lo que permitirá reducir el coste de los vehículos.

Como recordamos, las celdas NCM 811 se diferencias de las que se usan mayoritariamente entre los fabricantes de coches, las NCM 622, en aspectos como la cantidad de materiales que dan forma a su cátodo. En el caso de las actuales, el cátodo cuenta con un 65% de níquel, un 15% de cobalto, y un 20% de manganeso. Algo que tiene como resultado un coste más elevado por culpa de la presencia de componentes extremadamente caros como el cobalto.

Según informa Reuters, en el caso de las nuevas el reparto es de un 80% de níquel, un 10% de cobalto, y un 10% de manganeso. Algo que tendrá consecuencias de gran magnitud ya que en los primeros trabajos realizados por los fabricantes coreanos LG y SK Innovation con esta química, han logrado una ganancia en densidad energética del 25%.

Esto podría suponer de confirmarse, que Volkswagen podrá instalaría en el mismo espacio donde ahora mete los 58 kWh del ID.3 First Edition, hasta 70 kWh. Algo que dispararían la autonomía de la versión intermedia de los 420 km a los 500 kilómetros con cada carga. Y lo más importante, hacerlo además con un menor coste.

En el caso de la versión de acceso, la dotada de una batería de 45 kWh y 330 km de autonomía WLTP, el alcance podría llegar a los 390 kilómetros, mientras que la dotada del pack de mayor capacidad, con 77 kWh, veríamos como sus 550 kilómetros se podrían disparar hasta los 660 kilómetros WLTP.

Unas celdas que según las fuentes de VW, ya están siendo producidas y comenzarán a ser instaladas en los primeros modelos en 2021, aunque con un nivel de producción de momento reducido.

El reto de los 100 dólares el kWh

Pero sin lugar a dudas el aspecto más importante de todo es el relacionado con el precio. Según el jefe de la división de baterías de Volkswagen, Frank Blome, esta nueva tecnología de baterías permitirá junto con una robusta economía de escala, lograr bajar de los 100 dólares el kWh. Una cifra que desde hace años los analistas han estimado será la que permita lograr que la producción de coches eléctricos tenga el mismo precio que la de los modelos con motor de combustión. Un punto de inflexión que parece está más cerca de lo esperado.

Una economía de escala que todavía necesitará un tiempo para desarrollarse, y lograr llegar al objetivo de los 100 dólares el kWh.

Como recordamos, Volkswagen se ha propuesto alcanzar 1 millón de unidades para 2023, y 3 millones de unidades anuales para 2025. Una cifra que supondrá según los expertos acceder a unos 300 GWh de baterías cada año , y que para el directivo germano permitirá llegar a esa cifra mágica que permita reducir el precio de los coches de forma sustancial.

Algo que nos indica que en 2021 ya veremos una pequeña reducción del coste de las baterías y una mejora de la densidad energética gracias a las nuevas celdas NCM 811, que continuará en 2022, y que se acelerará entre 2023 y 2025, cuando el coste de los coches eléctricos tendría que haber igualado e incluso mejorado el de los con motor de combustión.

Relacionadas | LG Chem comienza a producir celdas NCM para la Gigafábrica 3 de Tesla

Compártelo: