Qué medidas deberían tomar los fabricantes para recuperar las ventas de coches eléctricos. FIAT prueba la financiación a largo plazo sin intereses

La explosión de la crisis del coronavirus está teniendo un profundo efecto en las ventas de coches en España. Como hemos visto, en marzo las matriculaciones de turismos han caído un 69% en una de las cifras más bajas desde que se tienen registros. Una situación que muy posiblemente empeore todavía más en abril. Un problema del que no son inmunes los coches eléctricos que también han visto sus cifras recortadas un 43% en marzo, y que se enfrentan a una doble problemática en los próximos meses.

Por un lado está la cuestión de la actual situación. Con millones de personas en casa sin poder trabajar, o sin trabajo, serán pocos los que piensen en sustituir su coche. Sea por un eléctrico o por cualquier otra opción. Pero además los eléctricos deben sumar el hándicap adicional del su mayor coste de compra frente a los modelos diésel o gasolina.

La cuestión es que aunque hay rumores sobre la mesa, de momento desde Bruselas no se ha dicho nada sobre una relajación de las nuevas normas de emisiones para este año, que como recordamos obliga a los fabricantes a mantener las cifras de sus flotas por debajo de los 95 gramos de CO2 por km.

Ante este panorama los grupos automovilísticos tendrán que buscar fórmulas para hacer más accesibles los coches eléctricos, que gracias a su menor coste operativo suponen un alivio para las economías familiares incluso comparando sus números con unos carburantes cuyos precios han bajado de forma notable.

Una de las fórmulas más efectivas la está poniendo en marcha el grupo FCA (FIAT-Chrysler) en Estados Unidos. Allí el fabricante italiano mediante su financiera FCA Financial ofrecerá un interesante formato que puede ser la antesala de cómo funcionará el mercado en los próximos meses.

Esto supone adoptar el formato de venta de Tesla, totalmente online. Esto supondrá que el cliente tendrá que hacer desde casa todo el proceso, no sólo el de adquisición sino también la valoración y entrega de un vehículo viejo, seleccionar las opciones del plan servicio de protección (asistencia en carretera, garantías extra, etc) y sobre todo, contratar la financiación de la nueva compra.

Aquí es donde FIAT aplicará una importante novedad adaptada a los nuevos tiempos que corren. Y es que el cliente podrá contratar un préstamo con un tipo de interés al 0%, que podrá comenzar a pagar en 3 meses, y además con un plazo de pago de hasta 7 años. 

Para hacernos una idea del impacto de este formato, podemos hacer una pequeña simulación con un modelo como el Volkswagen e-Up, con sus 36.8 kWh y 265 kilómetros de autonomía WLTP, que antes de promociones o ayudas en 23.245 euros, aunque como recordamos en los concesionarios ya hay unidades de sus hermanos gemelos, el SEAT eMii y Skoda Citigo por debajo de los 20 mil euros.

Pero vamos a seleccionar el peor escenario para este modelo, donde además del precio de concesionario, no entregaremos otro coche, por lo que tendremos que financiar el total del vehículo.

En condiciones normales la financiación no suele bajar de un tipo de interés del 7 o el 8%, incluso con algunas financieras rozando el 10%. Pero vamos a elegir un 8%, en un préstamo a 5 años, lo habitual en el sector, algo que nos da que el e-Up supondrá una cuota mensual de 471 euros. Una cifra bastante considerable. Si ampliamos la cuota a 7 años, con el mismo tipo de interés entonces el coste mensual sería de 362 euros.

En cambio si el cliente puede acceder a las condiciones que ofrecerá FIAT, 7 años y 0% de interés, nos encontraríamos con una cuota de 271 euros mensuales. Lo que supone una diferencia de 91 euros mensuales respecto al formato tradicional.

Nuevo FIAT 500 eléctrico: 320 kilómetros de autonomía para un mito siempre joven

Podemos hacer también una simulación para un modelo medio, con un precio de unos 30.000 euros, para los que busquen una propuesta algo más grande y más autonomía. Si no abonamos nada de entrada, en un contrato de 7 años a un tipo de interés del 8%, esto supondrá una cuota mensual de 468 euros. En cambio con un tipo de interés cero, tendremos que abonar 353 euros mensuales. Nada menos que 115 euros menos que dará al conductor para pagar el coste de electricidad mensual de su coche, y el resto del consumo de la vivienda.

Realizando un adelanto de 3.000 euros, entonces la cuota mensual pasaría a ser de 317 euros, y si entregamos un vehículo con un valor de otros 3.000 euros, bajaríamos las mensualidades a 272 euros. Sin duda cantidades más que tentadoras.

Cifras que además el cliente comenzaría a pagar dentro de 90 días, lo que supone un alivio para algunas economías que tendrán que regresar a una cierta normalidad una vez termine este confinamiento, que podrían electrificar sus desplazamientos reduciendo su factura energética mensual, y con un coste mucho más asequible.

Una medida que podría ayudar a las marcas a comenzar a recuperar unas ventas que corren el riesgo de paralizarse por completo si no ponen toda la carne en el asador de forma inmediata.

Relacionadas | Volkswagen espera que el mercado del automóvil empiece a recuperarse este verano

Compártelo: