Debate. ¿Será la crisis del coronavirus la que acelere el final de la F1?

Desde hace unos años estamos viendo como el mundo del motor está empezando a cambiar poco a poco. La llegada de las competiciones con motores eléctricos comienza a hacer efecto dentro de algunas de las carreras más importante, con la fuga de patrocinadores y equipos hacia disciplinas como la Fórmula E. Ahora la crisis del coronavirus podría acelerar el final tal como la conocemos de la categoría reina del automovilismo, la Fórmula 1.

Una de las razones para el pesimismo sobre el «gran circo» es que los principales grupos están apostando con fuerza por las alternativas eléctricas. Mercedes, Audi, BMW, Porsche, DS, Nissan o Jaguar entre otros, han lanzado su equipo oficial en la Fórmula E. Una disciplina mucho más atractiva desde el punto de vista tecnológico y de imagen medioambiental, que ve como la nómina y el prestigio de su parrilla no para de crecer en cada edición.

A esto añadimos las dificultades que afronta una Fórmula 1 con la posible marcha de sus principales equipos en la próxima temporada. Mercedes tiene un pie fuera, y según los rumores le acompañarán Renault y Honda. Tres nombres que además de equipo propio, fabrican motores para otras escuderías.

Esto sería un duro golpe al que añadir el descenso del apoyo de la industria del petróleo, fuertemente dañada por la actual crisis de demanda y de precios. Algo que supondrá menos recursos para la competición.

Pero sin duda la principal razón para pintar negro el futuro de la F1 es que los fabricantes se enfrentan a una crisis sin precedentes, lo que les obligará a reducir gastos por donde se pueda y donde no parece encajar demasiado algo como mantener los costosos equipos de la F1. Unos presupuestos que en el caso de la Fórmula E son mucho menores gracias al trabajo desde un primer momento de los responsables para mantener los costes bajo control.

Por supuesto también está la visión positiva aprendida de la anterior crisis económica. En 2008 marcas como Honda abandonaron la F1 por el desplome de ventas de coches, pero luego regresaron una vez recuperado el mercado. Algo que podría suceder también esta vez.

Os dejamos a vosotros la respuesta de si será la evolución de la tecnología de baterías, y ahora la crisis del coronavirus, el final de la Formula 1 tal como la conocemos, o esta resistirá para recuperar los viejos laureles una vez pasado el chaparrón.

 

Compártelo: