La DGT revisará el actual sistema de etiquetado ambiental en un plazo de 6 meses

Desde su introducción, el sistema de distintivos ambientales de la DGT ha sido duramente criticado por numerosos sectores. Ante esta situación, el Gobierno de España ha anunciado una serie de cambios que se introducirán a partir de 2021 con el objetivo de solucionar los problemas surgidos a raíz de la llegada de nuevos sistemas de propulsión al mercado.

Actualmente, los coches gasolina anteriores al 2000 y los diésel anteriores a 2006 no tienen pegatina ambiental; los gasolina fabricados entre el 2000 y 2006 y los diésel entre 2006 y 2014 tienen la pegatina B, y los gasolina fabricados a partir de 2006 y los diésel a partir de 2014 tienen la pegatina C.

Por otro lado, los mild-hybrid, los coches a gas (GLP y GNC), los híbridos convencionales y los híbridos enchufables con menos de 40 km de autonomía eléctrica tienen la pegatina ECO, mientras que los híbridos enchufables con más de 40 km de autonomía eléctrica y los eléctricos puros tienen la pegatina CERO.

Esta clasificación ambiental permite llevar a cabo una discriminación positiva hacia los vehículos más sostenibles, que gozan de ventajas como acceso a zonas de bajas emisiones en las ciudades, aparcamiento rebajado o gratuito, etc. Sin embargo, hay dos tipos de vehículos que se aprovechan de estas ventajas sin ser realmente la alternativa más ecológica posible: los mild-hybrid y los híbridos enchufables.

Los mild-hybrid son vehículos dotados de sistemas de 48 voltios (a veces incluso de 12 voltios) que proporcionan una limitada asistencia eléctrica al motor de combustión (por ejemplo, en los arranques). A pesar de que cuentan con la pegatina ECO de la DGT, a la hora de la verdad contaminan de forma similar a un vehículo térmico equivalente. Además, algunos modelos de alta potencia, gran peso y desorbitado consumo se benefician de esta etiqueta a pesar de sus elevadas emisiones gracias a este sistema.

Algo similar ocurre con los híbridos enchufables, unos vehículos que cuentan con una autonomía eléctrica reducida y que en muchos casos equipan enormes motores térmicos de alta cilindrada con unos niveles de emisiones muy elevados. Además, algunos estudios muestran que este tipo de automóviles ni siquiera suelen ser cargados por sus propietarios.

Ante esto, el Gobierno ha prometido que los diferentes ministerios y la DGT se coordinarán para revisar el sistema de etiquetado en un plazo de 6 meses. Aunque no se han dado detalles, todo parece apuntar a que se endurecerán los requisitos para poder acceder a los distintivos ECO y CERO. Sin embargo, hasta junio de 2021 no se pondrá en marcha esta reforma.

Algunos medios apuntan a la posible creación de una nueva etiqueta D para aquellos vehículos dotados de motores gasolina y diésel de última generación, homologados bajo la estricta normativa Euro 6d. La revisión de las pegatinas ECO y CERO por su parte probablemente conlleve la exclusión de los mild-hybrid e híbridos enchufables más contaminantes respectivamente.

Relacionadas | El grupo Peugeot-Citroën pide a la DGT una evolución de las etiquetas ambientales

Compártelo: