Bollinger presenta la Deliver-E, una aerodinámica furgoneta de reparto eléctrica

Bollinger, una startup estadounidense conocida por sus modelos B1 y B2 (un todoterreno y una pick-up 100% eléctricos que llegarán al mercado a finales del año 2021), acaba de presentar su tercer vehículo: la Deliver-E, una furgoneta de reparto eléctrica que Bollinger quiere llevar a producción con la ayuda de un socio externo.

El objetivo de Bollinger es comenzar a fabricar la Deliver-E para el año 2022. De acuerdo con la nota de prensa, la furgoneta estará disponible con varios packs de baterías: 70 kWh, 105 kWh, 140 kWh, 175 kWh y 210 kWh. Esta amplísima oferta permitirá a Bollinger adaptar su modelo a las necesidades de un amplio espectro de clientes.

Como suele ocurrir con este tipo de vehículos, la Bollinger Deliver-E podrá pedirse con varias longitudes. Está confirmado que el modelo será tracción delantera, aunque curiosamente, en las imágenes publicadas por la compañía se puede ver que el eje delantero será mucho más estrecho que el trasero. ¿A qué se debe esta peculiaridad? De acuerdo con algunos medios, esto podría responder a criterios aerodinámicos.

Es posible que la furgoneta haga uso del E-Chassis de Bollinger, la plataforma eléctrica empleada en los B1 y B2. Sin embargo, esto parece poco probable, pues dicha arquitectura fue diseñada para vehículos todoterreno (al contrario que la Deliver-E, los B1 y B2 cuentan con tracción total gracias al uso de un motor eléctrico en cada eje), estando su capacidad de carga útil limitada a 2.268 kg.

Algunos medios han criticado a Bollinger por lanzar los primeros adelantos de su tercer modelo tras haber tenido que retrasar en varias ocasiones el lanzamiento de los dos primeros; sin embargo, esta es una estrategia cada vez más empleada por las startups dedicadas a la fabricación de coches eléctricos, que así logran mantener el interés del público y los inversores mientras continúan avanzando en sus desarrollos.

Sin embargo, en algunos casos estas presentaciones no se corresponden con desarrollos reales. Este es el caso de la firma Karma, que después de revelar en un breve lapso de tiempo numerosas novedades, fue acusada de no tener proyectos reales tras dichos anuncios, siendo todo una maniobra de marketing para lograr captar el interés de los inversores y así poder continuar con sus operaciones. ¿Será este el caso de la Bollinger Deliver-E? El debate está servido.

Relacionadas | Bollinger presenta su plataforma eléctrica todoterreno «E-Chassis», que ofrecerá a otros fabricantes para que creen sus propios coches eléctricos

Compártelo: