Endesa acelera el despliegue de puntos de recarga para coches eléctricos en España con la ayuda del Banco Europeo de Inversiones

Las redes de recarga pública para coches eléctricos están viviendo un importante impulso en los últimos meses en España impulsado por las inversiones realizadas desde diferentes sectores. Todo para lograr hacer más atractiva y hacer más fácil la adquisición de vehículos eléctricos en una búsqueda por reducir las emisiones contaminantes y la dependencia energética de Europa.

En el caso de España las empresas eléctricas han tardado más de lo esperado en acelerar su paso, pero parece que hay buenas señales como el anuncio del acuerdo entre el Banco Europeo de Inversiones y Endesa, por el cual la eléctrica española recibirá 35 millones de euros en financiación para realizar su despliegue.

Como recordamos, para el año 2023 Endesa planea contar con un total de 100.000 puntos de carga operativos, contando tanto los públicos como los privados (es decir, puntos de carga domésticos, para los cuales ofrecerá además tarifas especiales). La red de carga pública de Endesa contará con puntos de carga semi-rápida (22 kW en alterna) en las zonas urbanas, mientras que en las carreteras se encontrarán puntos de carga rápida (50 kW en continua) y ultra-rápida (350 kW en continua), siendo mayoritarios los primeros.

Con estos 35 millones, Endesa espera poder desplegar al menos 8.500 puntos de recarga públicos. Los primeros 2.000 puntos de recarga quedarán instalados este mismo año y se distribuirán por la red principal de autovías y en las principales áreas urbanas del país, con el objetivo de cubrir 15.000 kilómetros y las ciudades con más de 35.000 habitantes.

De esta forma, el conductor del vehículo eléctrico podrá disponer de un punto de recarga cada 100 km y de infraestructuras de recarga en las principales ciudades del país. El resto de las estaciones se irán instalando en los tres años siguientes, hasta 2023. Todos estarán en vías o estacionamientos públicos con acceso abierto a los conductores.  

La financiación facilitada por el BEI contribuirá a acelerar la transición hacia una movilidad eléctrica en Europa y a cumplir con el objetivo de disponer de 1 millón de puntos de recarga en la UE para el año 2025, tal y como lo recoge el Pacto Verde Europeo elaborado por la Comisión. Para lograrlo, según diferentes estudios, en el caso de España será necesario pasar de los cerca de 9.000 puntos de recarga que hay actualmente a más de 120.000.

El proyecto ayudará a reducir las emisiones contaminantes del transporte por carretera y al cumplimiento de los objetivos del Pacto Verde Europeo y del Acuerdo de París, que establecen la necesidad de reducir las emisiones de este tipo de transporte en un 90% para el año 2050. Según las estimaciones del banco, una vez estén instalados, los nuevos puntos de recarga eléctrica evitarán la emisión de 57.000. toneladas de CO2 al año.

Junto a sus beneficios medioambientales, estas inversiones impulsarán a la industria del vehículo eléctrico y tendrán un impacto positivo en la generación de empleo en un momento crítico por la crisis económica provocada por el COVID19. En concreto, de acuerdo con los estudios del BEI, el proyecto de Endesa permitirá crear cerca de 600 puestos de trabajo durante la fase de implementación y otros 40 de carácter fijo.

De momento el despliegue de la red de recarga rápida Endesa (50 kW o más) se ha centrado principalmente en la zona centro y este del país, sin una sola toma activa en el noroeste o Canarias, pero con varias estaciones ya finalizadas a la espera de su activación. También destacar la pobre presencia de estaciones de carga ultra rápida en España, que en el caso de Endesa de momento el contador está a cero a pesar de aparecer en los filtros de búsqueda de su aplicación.

Una red que necesita una revisión de sus precios que marcan un exagerado coste desde 45 céntimos el kWh para la carga acelerada a 22 kW, coste que sube hasta los 50 céntimos si usamos la recarga rápida a 50 kW. Cifras que podemos comparar con los 30 céntimos de euro de Iberdrola en carga a 50 kW, que suben a 40 céntimos en los puntos de 150 kW, o los mismos 30 céntimos de iniciativas como Easycharger.

Relacionadas |  Conoce todas las redes de carga rápida para coches eléctricos de España

Fuente | Endesa

Compártelo: