FCA cancela sus desarrollos para el segmento B: sus nuevos modelos utilizarán la plataforma CMP de PSA para aprovechar su tecnología eléctrica

A pesar de la investigación en curso iniciada por la Comisión Europea, la fusión entre FCA (FIAT-Chrysler) y PSA (Peugeot-Citroën, Opel) continúa avanzando. El grupo resultante de esta unión, Stellantis, se convertirá en el cuarto mayor fabricante de automóviles del mundo, solo por detrás del Grupo Volkswagen, la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi y Toyota.

A pesar de que la fusión previsiblemente se completará en el primer trimestre de 2021, ambas compañías ya han llegado a un acuerdo de colaboración en el segmento B (utilitarios), a raíz del cual FCA empleará la plataforma modular CMP de PSA en dicha categoría. Si bien este trato es independiente del resultado final del proceso de fusión, llegado el momento permitirá agilizar la integración de ambos grupos en uno solo.

Así, FCA ha enviado a sus empleados y proveedores de Italia y Polonia una carta en la que pide que se detengan todas las actividades de investigación, desarrollo y producción relativas a modelos del segmento B. Aparentemente la primera factoría en producir los nuevos modelos italoamericanos con entrañas francesas será la polaca de Thychy.

Esta decisión permitirá a FCA reducir enormemente los gastos de desarrollo de sus próximos modelos pequeños. La plataforma CMP (que cuenta con una variante eléctrica e-CMP) actualmente se emplea en los Peugeot 208 y 2008, Citroën C4, Opel Corsa y Mokka y DS 3 Crossback, todos ellos disponibles en versiones 100% eléctricas, uno de los campos en los que FCA se muestra más débil.

Cuando a mediados de 2017 Opel fue adquirida por PSA, se vio obligada a cancelar el lanzamiento del Corsa de sexta generación desarrollado con tecnología de General Motors. Apenas dos años después se lanzó un nuevo Corsa con entrañas 100% PSA. Esta rapidez en su desarrollo fue posible gracias a que en la práctica el nuevo Corsa es un remarcado del Peugeot 208, del que se diferencia por un diseño exterior e interior propio, si bien bajo la piel todo es idéntico.

Aparentemente esta será la estrategia que seguirá FCA, que empleará los modelos de PSA como punto de partida para agilizar sus propios desarrollos. En un principio las marcas que se beneficiarán de estas sinergias serán FIAT y Alfa Romeo, si bien no se descarta que Lancia y Jeep también puedan lanzar modelos sobre la plataforma CMP a corto plazo.

En un principio FCA empleará la arquitectura de origen francés para desarrollar el sustituto del Punto, así como el heredero de los 500L y 500X (un B-SUV que se denominará 500XL). Alfa Romeo por su parte la utilizará como base para un B-SUV situado por debajo del Tonale, el cual al igual que el 500XL contará con una versión 100% eléctrica. Sin embargo, no se sabe si la plataforma CMP llegará también al Jeep Renegade, pues es un modelo que cuenta con tracción total.

Relacionadas | La fusión entre FCA (FIAT-Chrysler) y PSA (Peugeot-Citroën, Opel) se denominará Stellantis

Compártelo: