California prohibe la venta de coches con motor de combustión a partir de 2035

El gobernador de California, Gavin Newsom, ha firmado un decreto ley por el cual el estado decreta la fecha a partir de la cual no se podrán vender coches con motor de combustión en su territorio. Un ambicioso paso adelante que busca acelerar la transición hacia formas de movilidad más sostenibles.

Según el gobernador en una rueda de prensa: «Este es el paso más impactante que nuestro estado puede tomar para combatir el cambio climático. Durante demasiadas décadas, hemos permitido que los automóviles contaminen el aire que respiran nuestros niños y familias. Nuestros coches no deberían empeorar los incendios forestales y provocar un aire lleno de humo. Los automóviles no deberían derretir los glaciares ni elevar el nivel del mar, amenazando nuestras preciadas playas y costas «.

De momento esta normativa solo incluye la venta de coches nuevos. Por lo que las ventas de modelos de ocasión no se verán afectados. Tampoco por supuesto la circulación de estos vehículos que de momento no tienen fecha de caducidad.

Que por saber si esto también afectará a los híbridos e híbridos enchufables, ya que el gobernador ha indicado que a partir de 2035 todos los coches nuevos que se vendan serán libres de emisiones. Algo que no cumplen los híbridos.

El estado también ha puesto fecha límite a la venta de vehículos industriales, como los camiones, que no podrán pasar de 2045. Un plazo bastante más largo en un sector que está viendo la llegada de las primeras propuestas comerciales 10 años después del inicio de la comercialización de los primeros coches eléctricos modernos.

Se trata de un anuncio con un fuerte componente simbólico, ya que California es el principal mercado del automóvil de Estados Unidos. Pero al mismo tiempo no tiene apenas peso en la fabricación de estos vehículos, pero si está apostando por acoger la fabricación de coches eléctricos. Algo que supone que su legislación le permitirá sacar mayor partido a su apuesta de futuro.

Una apuesta que incluye una mayor inversión en energías renovables que en la actualidad producen el 30% de la electricidad del estado, y que esperan lograr llegar al 100% en 2045. Fecha en la que la presencia de coches con motor de combustión será mínima, y los eléctricos se alimentarán de energía limpia. Algo que sin duda tendrá un enorme impacto en las cifras de emisiones contaminantes que durante décadas ha ahogado a las principales ciudades.

Relacionadas | La Comisión Europea propone endurecer aún más los objetivos de emisiones de 2030

Compártelo: