Las nuevas celdas 4680 de Tesla, más baratas y capaces, se producirán en Terafábricas de menor tamaño que las actuales Gigafábricas

Tras meses de rumores y especulaciones, Tesla finalmente ha presentado sus nuevas celdas de desarrollo propio: las 4680 (llamadas así por tener 46 milímetros de diámetro y 80 milímetros de alto). En el pasado, Tesla ya realizó un cambio similar al pasar del formato 18650 de los Model S y Model X al 2170 de los Model 3 y Model Y, el cual aportaba un 50% más de capacidad.

El paso de un tipo de celda a otro más grande permitió a Tesla reducir costes (por ejemplo, se requieren de menos carcasas) y mejorar el aprovechamiento del espacio. Ahora, tras años estudiando el tamaño óptimo para sus celdas, la firma ha presentado las 4680, que tienen una capacidad cinco veces superior y seis veces más potencia.

De acuerdo con la firma, el uso de estas nuevas celdas permitirá no solo incrementar la autonomía de sus automóviles en un 16%, sino también reducir los costes en un 14%. Todas estas mejoras han sido posibles gracias a la optimización de los procesos de fabricación y de la química interna de las baterías, entre otras cosas.

Las nuevas celdas emplean el diseño de «electrodo sin lengüeta» patentado por Tesla a principios de año. Esta solución, que permite prescindir de las pestañas empleadas en el cátodo y en el ánodo para conectarse a los terminales de la carcasa, ayuda a reducir costes, simplifica la producción de las celdas, mejora el rendimiento y reduce la resistencia óhmica, ya que la corriente no tiene que ir de los electrodos a la lengüeta.

Tesla ya está produciendo las celdas 4680 en sus instalaciones de Kato Road, cerca de Fremont. De acuerdo con la compañía, dentro de un año esta planta piloto ya habrá alcanzado una capacidad de 10 GWh anuales (podemos comparar esta cifra con la exhibida por Giga Nevada, que actualmente ronda los 54 GWh anuales, siendo la mayor fábrica de baterías del mundo).

Uno de los aspectos más interesantes de las celdas 4680 es que permitirán una fabricación mucho más rápida y eficiente. Descritas como «una autopista en lugar de una carretera urbana con semáforos e intersecciones», cada una de las nuevas líneas de producción podrán llegar a los 20 GWh anuales de capacidad, una mejora de hasta siete veces respecto a los procesos actuales.

¿En qué se traducirá esto? Además de conllevar una reducción del 75% en las inversiones por GWh producido, este nuevo proceso de producción permitirá la creación de Terafábricas de tamaño notablemente inferior a las Gigafábricas actuales (hasta 10 veces más pequeñas por GWh). Para 2022 Tesla quiere alcanzar una producción de 100 GWh anuales, mientras que de cara a 2030 las nuevas celdas permitirán a la empresa alcanzar los 3 TWh al año.

Relacionadas | Tesla comenzará la producción en masa de sus propias celdas de batería en 2022 para los Roadster, Semi y Cybertruck

Compártelo: