El coche eléctrico asequible que Tesla lanzará en 2023 tendrá baterías LFP

Uno de los grandes anuncios realizados por Tesla durante el pasado «Battery Day» fue la confirmación del lanzamiento de un modelo asequible para el año 2023. Dicho vehículo, que se situará por debajo del Model 3 dentro de la gama del fabricante americano, tendrá un precio de partida estimado de unos 25.000 dólares antes de ayudas.

Este automóvil, que probablemente sea un compacto del segmento C, permitirá a la compañía adentrarse en en el mercado de los coches eléctricos de gama media, en el que tendrá que luchar contra rivales de la talla del Nissan LEAF o del Volkswagen ID.3. Probablemente el nuevo «Model C» se convierta en el modelo más vendido de la compañía, superando a los Model 3 y Model Y.

Por el momento no está claro si el «Tesla de los 25.000 dólares» será desarrollado en Giga Shanghái o en Giga Berlín: por un lado, Tesla está reclutando diseñadores en China para que trabajen en un nuevo modelo de vocación global que se producirá en Giga Shanghái; por otro, Elon Musk insinuó recientemente que Giga Berlín sería el centro ideal para desarrollar un hatchback compacto, un tipo de vehículo muy popular en Europa.

Todavía se tienen pocos datos de este nuevo modelo, si bien Elon Musk confirmó durante el «Tesla Battery Day» que será un vehículo completamente autónomo (lo que nos lleva a pensar que cuando se lance al mercado dispondrá desde el principio de la opción de equipar el pack FSD o Full Self-Driving, que actualmente sigue en desarrollo).

Sin embargo, si observamos una de las imágenes de la presentación (concretamente la correspondiente con los diferentes tipos de cátodos que empleará la marca en sus modelos), podemos ver algo muy interesante: el Tesla económico contará con celdas tipo LFP, al igual que el Model 3 básico fabricado actualmente en China.

Mientras que los Model Y, Model S y Model X continuarán confiando en los cátodos de níquel y manganeso y los Semi y Cybertruck harán uso de cátodos ricos en níquel, el «Model C» empleará una química LFP, que si bien tiene una menor densidad energética, es más barata, más segura y tiene una vida útil muy elevada, algo de gran importancia para un vehículo de producción en masa. Además, posiblemente su autonomía sea competitiva a pesar del uso de esta química gracias a novedades como las baterías estructurales.

Relacionadas | Tesla explora la posibilidad de adquirir una parte de LG

Compártelo: