Hasta 200 kilos de carga y una autonomía de 40 kilómetros. Así será el dron que Volocopter pondrá en marcha en 2021

Antes de que veamos drones volar por nuestras ciudades transportando personas, estos buscarán terminar su desarrollo y ganarse la confianza del público en sectores como el de la logística. Un ejemplo es el acuerdo que acaban de firmar la startup Volocopter, participada por empresas como Daimler o Intel, con la alemana DB Schenker para la producción y el inicio de pruebas de los primeros modelos comerciales.

El dron tendrá un sistema por control remoto, y en los primeros prototipos podrá levantar una carga de hasta 200 kilogramos, con una autonomía máxima de 40 kilómetros. Algo que sus desarrolladores indican lo hace ideal para trabajos como entregar medicamentos a un hospital o dejar componentes en una fábrica.

Según director ejecutivo de Volocopter, Florian Reuter: «La oportunidad de logística en el mercado urbano es tan grande como el mercado de pasajeros».

En esta primera fase la asociación Volocopter-Schenker no se centrará en el transporte de personas sino en el de mercancías. Un formato dirigido al sector B2B, o de empresa a empresa, quedando de momento el particular para más adelante.

Para el CEO de la logística Schenker, Jochen Thewes: «Los drones son una tecnología que nos permitiría repensar las cadenas de suministro para la logística de la ciudad. Nuestro objetivo común es tener un modelo de prueba comercial en funcionamiento en 2021«.

En cuanto a su aplicación comercial en el transporte de pasajeros, se espera que la certificación completa de la Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea (EASA) para el VoloCity de 18 rotores, esté lista hacia finales de 2022, mientras que un modelo de mayores dimensiones, denominado VoloDrone, con un diseño similar, debería llegar en 2023.

Unos plazos bastante ambiciosos que nos avisan de que la era de los drones de transporte está más cerca de lo que muchos habríamos pensado, y ahora con la tecnología lista para cubrir un importante espectro de aplicaciones, solo queda esperar a que la legislación apruebe su uso.

Un sistema que permitirá sustituir el transporte con vehículos con motor de combustión y reducir las emisiones contaminantes, con unos vehículos que cuentan con un enorme potencial de ahorro económico en aplicaciones que hasta ahora deben usar helicópteros convencionales, como el transplante de órganos, o también mercancías a zonas remotas como la montaña o las islas.

Relacionadas | Volocopter, el helicóptero eléctrico, realiza su primer vuelo en un aeropuerto con tráfico aéreo

Compártelo: