Jaguar lanza el restyling del F-Pace, que ahora dispone de cuatro versiones mild-hybrid y una híbrida enchufable

En Jaguar son conscientes de que el sector de las berlinas está de capa caída. Por ello, la firma británica está apostando con fuerza por su gama SUV. Actualmente su oferta está dividida de forma equitativa: Jaguar dispone de tres SUV (E-Pace, F-Pace y el eléctrico I-Pace) y tres berlinas (XE, XF y XJ, aunque el último de ellos salió de producción hace unos meses y todavía falta un poco para la llegada de su nueva generación).

Sin embargo, esto cambiará a corto plazo: Jaguar tiene previsto lanzar un cuarto SUV (el J-Pace), así como eliminar los XE y XF, que podrían verse sustituidos por un sedán eléctrico de tamaño similar al Tesla Model 3. Por lo tanto, el futuro de Jaguar se asienta sobre dos pilares principales: los SUV y la electrificación.

En este contexto, el recién lanzado restyling del D-SUV F-Pace cobra especial importancia, pues más allá de una estética ligeramente renovada y un equipamiento tecnológico a la última, el todocamino británico ahora hace gala de una completa gama de motorizaciones electrificadas, en la que encontramos tanto mild-hybrids como una variante híbrida enchufable.

Los cambios estéticos del nuevo modelo son sutiles, con una parrilla de dimensiones algo mayores, un capó más musculoso, unos faros con una nueva distribución interior, unos pilotos más estrechos, paragolpes de nueva factura y un portón remozado. En definitiva, un lavado de cara con el que el modelo pretende aproximarse a la imagen de su deseado hermano eléctrico, el I-Pace.

Por dentro las mejoras se centran en la conectividad, con un nuevo sistema de infoentretenimiento Privi Pro (compartido con el I-Pace y los últimos modelos de Land Rover) asociado a una pantalla táctil de 11,4 pulgadas. La instrumentación digital por su parte está formada por un display de 12,3 pulgadas que además puede verse acompañado por un Head-up Display.

Curiosamente, el F-Pace prescinde de su antiguo selector de marchas redondo, el cual es sustituido por una clásica palanca. En el terreno del equipamiento no podemos dejar de mencionar tanto el nuevo cargador inalámbrico para smartphones como la posibilidad de acceder a actualizaciones OTA gracias a la integración de dos SIM con sus respectivos módulos LTE, lo que también dará acceso a los usuarios a una serie de servicios conectados.

Toda la gama F-Pace contará de serie con una caja automática de ocho relaciones y con un sistema de tracción total. El modelo se ofrecerá con cuatro versiones mild-hybrid de 48 voltios (tres diésel y una gasolina) y una híbrida enchufable. Así, el 2.0D MHEV diésel de cuatro cilindros está disponible en dos potencias (163 CV o 204 CV), mientras que el 3.0D MHEV diésel de seis cilindros (300 CV) y el 3.0 MHEV gasolina de seis cilindros (400 CV) están disponibles con un único nivel de potencia respectivamente.

La versión híbrida enchufable, denominada P400e, emplea un 2.0 gasolina de cuatro cilindros asociado a un propulsor eléctrico de 143 CV. El conjunto ofrece una potencia máxima de 404 CV y un par de 640 Nm, lo que le permite hacer el 0 a 100 km/h en 5,3 segundos. La batería por su parte tiene una capacidad de 17,1 kWh, gracias a la cual homologa una autonomía de 53 km WLTP. Además, el coche puede cargar a 32 kW de potencia en corriente continua, recuperando el 80% de su rango en media hora. A 7 kW en alterna se demora 1 hora y 40 minutos para lograr el mismo porcentaje.

Relacionadas | Jaguar lanza el I-Pace EV320, una versión más barata que el actual EV400

Compártelo: