Cadillac ofrece 500.000 dólares a aquellos concesionarios que no quieran vender coches eléctricos… los cuales automáticamente dejarán de ser concesionarios Cadillac

General Motors está inmersa en un proceso de electrificación total que le llevará toda la década, y tiene previsto que su principal estandarte en esta nueva era sea su histórica marca premium Cadillac, que tendrá la labor de convertirse en rival directa de Tesla mediante una firme apuesta por el coche eléctrico y la tecnología de vanguardia.

Los planes de General Motors pasan por convertir a Cadillac en una firma 100% eléctrica para el año 2030, siendo los inminentes Lyriq y Celestiq sus primeros modelos de este tipo. Sin embargo, esta estrategia se ha encontrado con un importante escollo en Estados Unidos: el rechazo de algunos de sus concesionarios a vender coches eléctricos.

Compañías como Tesla no tienen este tipo de problemas por contar con una red de venta directa; de hecho, Cadillac lleva varios años (desde 2016) tratando de reducir su número de concesionarios en Estados Unidos. Todo parece indicar que General Motors aprovechará la transición al coche eléctrico para deshacerse de algunos de ellos.

Así lo demuestra el ultimátum que ha dado la compañía a su red. «Algunos concesionarios, por otro lado, no están listos para hacer este cambio, o para gastar al menos 200.000 dólares en cargadores, herramientas y la capacitación que General Motors requiere. Tienen hasta el 30 de noviembre para decidir si prefieren simplemente salir».

La multinacional ha decidido entregar 500.000 dólares en compensaciones a aquellos concesionarios que decidan dejar de distribuir la marca Cadillac antes de que finalice el mes. Con este movimiento, General Motors podrá prescindir tanto de sus concesiones menos potentes como de aquellas que no tengan interés en vender coches eléctricos, reduciendo con ello su sobredimensionada red.

Mahmoud Samara, vicepresidente de Cadillac Norteamérica, ha declarado al respecto lo siguiente: «Queremos movernos rápido y asegurarnos de que los distribuidores están preparados para la transición. Esta es simplemente una opción para aquellos concesionarios que sientan que los coches eléctricos no son adecuados para ellos».

Relacionadas | Confirmado: el Cadillac Lyriq llegará a Europa

Compártelo: