Encuesta: ¿Abrirá Tesla su red de Supercargadores a otras marcas con los V4 de 350 kW?

La red de Supercargadores de Tesla se ha convertido en una de los principales argumentos a la hora de comprar uno de los modelos de fabricante americano. Con una competencia cada vez más numerosa y competitiva, el poder contar con esta infraestructura puede marcar la diferencia a la hora de la compra para muchos usuarios. Pero recientemente se ha confirmado que Tesla ya está preparando una nueva generación de cargadores que aumentará la potencia hasta los 350 kW, y reducirá los tiempos a apenas 10 o 15 minutos por sesión. Algo que podría suponer el final de la exclusividad y la apertura de la red que pasará a ser una parte más del modelo de negocio de los de Elon Musk.

Por un lado está la cuestión técnica. Con 350 kW, incluso con los V3 de 250 kW, el tiempo de recarga y la rotación de las estaciones se dispara. Algo que hace más fácil que Tesla llegue a acuerdos con otras marcas para por un lado lograr financiar la expansión de la red, y de otra forma sacarle más partido económico en un momento donde el número de estaciones hace que la factura energética se esté disparando de forma importante.

También está la cuestión de la imagen. Desde el principio Elon Musk abanderado que su objetivo era acelerar la transición hacia formas de movilidad más sostenibles. Y con una red cerrada no es que esté ayudando precisamente. Una expansión que sin duda tendría en la apertura de la red un importante aliado.

En la actualidad, la red ya ha superado las 2.000 estaciones repartidas por todo el mundo, que acumulan un total de 18.000 puntos. Sin duda un punto de inflexión si dejasen de ser exclusivos.

En el lado negativo de esta opción podríamos destacar la pérdida de exclusividad de una red que está viendo como crece el número de vehículos de la propia Tesla que llegan a sus instalaciones. Este año se espera que se añadan entre 400.000 y 500.000 nuevos vehículos, lo que ya supondrá superar el millón de unidades en una flota que en 2021 casi duplicará su número. Algo que elevará la presión sobre las estaciones, principalmente en las épocas pico como el inicio y final de los periodos de fiestas o vacaciones.

Algo que se podría solucionar si las marcas que se incorporasen a la red ayudasen económicamente a la expansión de la misma. 

La conclusión es que Tesla podría optar por una solución intermedia, llegando a acuerdos con pequeñas startups o marcas de bajo volumen, que ayuden en la expansión, aprovechen la red, y de paso permitan a Tesla superar la cuestión de la imagen de no ayudar en la aceleración de la movilidad eléctrica.

Incluso puede seguir el ejemplo de IONITY, con una tarifa más económica para sus clientes, mientras que los demás tendrán que afrontar unas tarifas un poco más elevadas que permitan diversificar sus recargas y no centrarlas solo en la red de Tesla.

Compártelo: