El Mercedes-Benz EQC podrá cargar a 11 kW de potencia en corriente alterna. ¿Era necesaria esta actualización?

El Mercedes-Benz EQC acaba de recibir una interesante mejora de cara al año que viene: a partir de ahora, el SUV familiar podrá cargar a un máximo de 11 kW de potencia en corriente alterna, frente a los 7,4 kW máximos que admitía hasta la fecha. Además, la marca alemana también ha añadido un nuevo cable de carga de cinco metros liso en lugar de en espiral como parte de su equipamiento.

Aparentemente, el cargador de 11 kW no estaba terminado en el momento del lanzamiento del EQC, algo que le restó cierta competitividad frente a algunos de sus rivales premium. Gracias a esta mejora, el modelo tardará 7,5 horas en pasar del 10 al 100% de carga (a 7,4 kW le lleva 11 horas, mientras que a 110 kW en corriente continua tarda 40 minutos en recuperar el 80% de su alcance).

El resto de la mecánica del Mercedes-Benz EQC no recibirá ningún tipo de cambio, manteniendo su tren motriz formado por dos motores eléctricos asíncronos, los cuales le proporcionan tracción total, una potencia de 408 CV (300 kW) y un par de 765 Nm. Por lo tanto, sus prestaciones también seguirán inalteradas (0 a 100 km/h en 5,1 segundos, velocidad punta de 180 km/h). La batería de 80 kWh útiles (89 kWh brutos) y su autonomía homologada de 416 km WLTP tampoco cambiarán.

Con todo, otros apartados sí que recibirán algunos cambios de cara al año 2021: se añadirá una nueva pintura Gris Mojave, y se incluirán la radio digital DAB y el asistente MBUX de última generación de serie. Por otro lado, Mercedes-Benz ha eliminado el mando de acoplamiento del remolque situado en la puerta del conductor (ahora se encuentra en el menú de configuración) y ha añadido nuevas luces de emergencia en las puertas traseras.

¿Eran necesarios todos estos cambios en un vehículo que apenas lleva un año en el mercado? Lo cierto es que, aunque las modificaciones no son demasiado profundas, probablemente sean bienvenidas por los clientes, pues permiten aumentar el atractivo del coche ante una competencia que cada vez aprieta con más fuerza.

Sin embargo, lo cierto es que los mayores enemigos del EQC se encontrarán en su propia casa: los inminentes EQA y EQB probablemente le «roben» muchas ventas a este modelo, pues se ofrecerán a un precio inferior y posiblemente con una autonomía superior. ¿Cuál seguirá siendo la baza del EQC? Sus prestaciones (de hecho, se rumorea que más adelante podría llegar una variante AMG más potente).

Relacionadas | Daimler (Mercedes-Benz) advierte que se convertirá en una empresa más pequeña y con menos empleados durante la transición al coche eléctrico y autónomo

Compártelo: