Otro Tesla pierde el techo en una autovía y de nuevo desata una tormenta en las redes

Hace unas horas, ha llegado a las redes sociales chinas un vídeo de un Tesla perdiendo parte de su techo mientras circulaba por una autovía. Un nuevo incidente que ha vuelto a poner al fabricante norteamericano en el punto de mira después del Model Y que perdió su techo nada más salir del concesionario el pasado mes de octubre.

En esta ocasión el afectado es un Model S, que circulaba por una carretera china cuando en vehículo que le precedía grababa con su cámara de abordo como el Tesla perdía una pieza del techo, pasando esta a pocos metros del coche que le precedía.

Por supuesto las reacciones no se han hecho esperar, y la red se ha llenado de comentarios que vuelven a poner en entredicho la calidad de fabricación y los controles que realiza el fabricante americano. Unas críticas que la marca ha salido a atajar rápidamente.

Y es que en un breve comunicado en la red social Weibo, Tesla ha indicado que están en proceso de investigación de lo sucedido, pero que los datos preliminares indican que el problema han podido ser los trabajos realizados en un taller externo en el techo solar del Model S, que a falta de una confirmación oficial puede ser una de las causas de este nuevo caso de techo volador.

Mientras esperamos los resultados finales para determinar la causa, lo más importante sin duda es que este incidente se ha saldado sin daños personales. Pero a pesar de que los indicios apuntan a que no se trata de un problema de fabricación por parte de Tesla, sin duda esto afectará de nuevo a la imagen de la marca americana por la rápida expansión de este tipo de noticias.

También queda la pregunta de por qué el cliente ha optado por un taller externo para solucionar su problema. Si ha sido por la larga espera en un Servicio Técnico de Tesla, por estar el más cercano demasiado lejos de su lugar de residencia, o por ser más económico. 

Un Model S que como recordamos se fabrica solo en Fremont, California. Una planta que acumula muchos fallos de producción en sus trabajos, desde asientos traseros sin anclar hasta tacos de madera sujetando el intercambiador de calor, este tipo de fallos bien parecen dignos de una factoría sin controles de calidad de ningún tipo.

Algo que choca con el elevado nivel que está alcanzando la planta de Tesla en China, que ha logrado una tasa de fallos mucho menor que la americana, con una tasa de apenas 0.3 defectos cada 10.000 unidades (fuente) mientras que según Reuters, el 90% de los Tesla que salen de la planta de California tienen algún defecto que debe ser solucionado al final de la línea de producción.

Relacionadas

Compártelo: