Volkswagen presenta su hoja de ruta 2020-2025. Cuatro nuevos coches eléctricos en 2021, y llegada de la ID Buzz en 2022

Ayer os hablábamos de las enormes inversiones que Volkswagen afrontará en los próximos cinco años para acelerar la transición hacia el coche eléctrico. Un enorme proyecto en el que se destinarán 35.000 millones al desarrollo del programa de coches eléctricos. Ahora conocemos con más detalle cómo discurrirá esta estrategia que supondrá aumentar oferta y posicionarse en el mercado global.

Como podemos ver en la imagen inferior, en 2021 la oferta de coches eléctricos del Grupo Volkswagen crecerá con hasta cuatro nuevas propuestas. Estas son el Audi Q4, Skoda Enyaq IV, Cupra el-Born, y el Volkswagen ID.4. Una familia que se sumará al ID.3, y que supondrá alcanzar una cuota de ventas con los coches eléctricos de entre el 6 y el 8%.

Estas cuatro propuestas compartirán la plataforma MEB, y también configuraciones mecánicas, con algunas variaciones en cuanto a diseño, acabados y equipamiento, que se podrá extender en algunos casos a la parte mecánica con propuestas más capaces, y más costosas.

Al año siguiente la oferta volverá a crecer. Pero esta vez de una forma algo más heterogénea. Veremos la llegada de la largamente esperada ID Buzz, posiblemente bautizada para entonces como ID.7, que será la primera opción realmente diferente dentro de la gama. Una furgoneta que supondrá añadir algo de variedad a la familia y que acompañará en su entrada en el mercado al nuevo Porsche Macan eléctrico, y al Audi Q5 etron.

De esa forma en apenas dos años la oferta de coches eléctricos del Grupo Volkswagen estará compuesta por compactos, ID.3 y el-Born, SUV compactos, Audi Q4 etron, Volkswagen ID.4 y Skoda Enyaq, SUV Premium, Porsche Macan y Audi Q5 etron, berlinas, Porsche Taycan y Audi etron GT, así como una furgoneta, la ID Buzz o ID.7.

Un camino que culminará en 2025 cuando esta oferta se acompañe de una producción capaz de sacar adelante según la marca alemana, unas tres millones de unidades al año, o el 20% del total de ventas del grupo.

En el gráfico vemos también como el peso de las ventas corresponderán principalmente a Europa en esta primera fase, mientras que a partir de 2023-2024 las tornas se igualarán con China, que a partir de ahí tomará el liderato en cuanto a ventas de coches eléctricos del grupo Volkswagen, quedando Estados Unidos muy rezagada.

Una apuesta económica y tecnológica que esperan les permita mantener aspectos como los ingresos y beneficios a medio plazo, pero a cambio de una pequeña reducción en el corto. Y es que después de varios años con cifras de beneficios netos por encima del 7%, que este año se verá impactado por la pandemia, Volkswagen espera recuperar un margen de entre el 6 y 7% en 2022, y elevarlo hasta entre 7 y 8% para 2025.

Una dinámica que resulta de la transformación del mercado y la demanda, pero también por la presión de las normas sobre emisiones contaminantes, que serán una de las claves de la velocidad del cambio del principal fabricante mundial en 2019.

Relacionadas | Volkswagen ID.5: el heredero eléctrico del Passat llegará en 2023 con 700 kilómetros de autonomía

Fuente | Volkswagen

Compártelo: