¿Ha perdido el rumbo Toyota? Su presidente anuncia el derrumbe de la industria por culpa del coche eléctrico

El presidente de Toyota arremete con extrema dureza contra el coche eléctrico y el Gobierno de Japón, por prohibir la venta de coches de combustión interna en 2035-50 como anticipó ForoCochesEléctricos.

El manager japonés ha realizado una serie de declaraciones en ocasión de la conferencia de prensa de fin de año de la Asociación de Fabricantes de Automóviles de Japón, de la que también es presidente.

Las durísimas declaraciones recogidas por el Wall Street Journal (WSJ) del presidente de Toyota, Aki Toyoda, demuestran el empecinamiento de una marca que, de pionera con la tecnología híbrida está pasando a negacionista de la movilidad eléctrica cero emisiones, ante el giro que la industria del automóvil mundial está realizando hacia la nueva movilidad.

Durante una rueda de prensa Toyoda ha mostrado, una vez más, su temor y desafección por el coche eléctrico, lo que supone para la sociedad y el medio ambiente, con afirmaciones que se alejan años luz de las decisiones que están tomando en el resto de la industria.

Puede que la forma de pensar del máximo dirigente de Toyota, que hablaba en calidad de presidente del gremio del automóvil nipón, sea el pensamiento común de una industria que ha realizado un producto durante más de 100 años, basado en la combustión interna que ha contribuido de forma decisiva al calentamiento global y la polución de los grandes núcleos urbanos.

El «sobrevalorado coche eléctrico»

Quizás las afirmaciones de Toyoda sean el pensamiento privado de los consejos de administración y dirección de las empresas tradicionales del automóvil, pero al menos la gran mayoría han aceptado que el futuro será diferente al pasado del que proceden.

El automóvil ha contribuido a la libertad de las personas y ha potenciado el desarrollo de la sociedad a lo largo del siglo XX, pero el nuevo milenio y los efectos, cada día más claros, del cambio climático, han llevado a la sociedad actual a replantearse el modelo de crecimiento y movilidad para el presente y futuro.

Pero hay personas y empresas, que se niegan a admitir la realidad y se aferran a una visión que puede tener los días contados. Toyota y su presidente parecen no compartir la visión de un mundo donde el coche eléctrico es protagonista, durante la rueda de prensa en la que ha puesto negro sobre blanco lo que piensa al respecto.

«Los coches eléctricos están sobrevalorados»

Aki Toyoda

Este es el mantra de la persona al timón de Toyota, el segundo fabricante del mundo de automóviles. Para el dirigente japonés hay «un clamor excesivo» alrededor de los coches cero emisiones alimentados por baterías.

Palabras estas que salen del máximo exponente de la marca que anuncia a sus híbridos de apoyo a motores térmicos como «auto-recargables«.

El fin del mundo para la industria

Como si de un Armagedón se tratara, para el presidente de Toyota «el sistema colapsará» si el Gobierno japonés finalmente pone en marcha el plan, anticipado por ForoCochesEléctricos, con el que el país del sol naciente pretende poner fin a los coches con motor de combustión interna (ICE) en 2035 y 2050.

Aki Toyoda ha criticado especialmente a los que apoyan al coche eléctrico desvirtuando la sostenibilidad de esta tecnología, a la que acusa de no considerar las emisiones de CO2 producidas por la generación de energía eléctrica.

Según el WSJ, el presidente de Toyota vaticina que «Japón se quedará sin energía eléctrica en verano si los coches funcionaran con electricidad«. Para Toyoda la infraestructura necesaria para respaldar una parque automovilístico compuesto únicamente por eléctricos le costaría a Japón entre 110 mil millones y 292 mil millones de euros.

Durante la rueda de prensa Toyoda también mostró su malestar con la clase política: «Cuando los políticos están diciendo: ‘Vamos a deshacernos de todos los autos que usan gasolina, ¿entienden eso realmente?«

Es importante recalcar que estas declaraciones las realizó Toyoda, en su calidad de presidente de la Asociación de Fabricantes de Automóviles de Japón, lo que representa que su pesar puede ser un altavoz del sentimiento de toda la industria japonesa del automóvil, precisamente la misma que en menor medida y más tarde está apostando por una movilidad cero emisiones.

Pero la parte más dura de su mensaje fue una amenaza directa a los políticos y a la economía del país mostrando un escenario apocalíptico, al afirmar que si se prohiben los coches a gasolina todo se derrumbará.

“El modelo de negocio actual de la industria automotriz se derrumbará”, provocando con ello la pérdida de millones de puestos de trabajo.

¿Fake news? o realidad incómoda

Esta afirmación choca directamente con la última afirmación del CEO de Volkswagen, el grupo que ha destronado a Toyota como primer fabricante del mundo de automóviles.

Herbert Diess ha declarado esta semana que el coche eléctrico no iba a tener una repercusión en términos de puestos de trabajo, como la que imaginaban al principio.

Las proclamas alarmistas de hace unos años que acusaban al coche eléctrico de ser un destructor de empleo en la industria del automóvil, se están demostrando falsas una vez que los fabricantes comienzan a producir en serio y en masa vehículos cero emisiones.

El fake news del empleo se desmorona cuando los coches se producen por cientos de miles, igual que las proclamas de las emisiones de CO2 lanzadas al aire, y desmentidas por los estudios científicos, de Toyoda cuando afirma que «cuantos más coches eléctricos se produzcan más subirá el CO2«.

Compártelo: