La pandemia COVID-19 reduce las emisiones a niveles sin precedentes

La pandemia que azota al mundo ha causado un desplome sin precedentes de las emisiones según se puede extraer del último informe de Global Carbon Project, presentado antes de que se celebre el quinto aniversario de los Acuerdos de París.

Durante el pico de la primera ola de la pandemia, se experimentó una reducción de la actividad global a principios de abril donde las emisiones diarias globales cayeron un 17 % (17 millones de toneladas) respecto a los valores medios diarios de 2019, según un estudio publicado en Nature Climate Change.

Según el último informe de Global Carbon Project, «las políticas gubernamentales durante la pandemia de COVID-19 han alterado drásticamente los patrones de demanda de energía en todo el mundo. Muchas fronteras internacionales fueron cerradas y las poblaciones fueron confinadas en sus hogares, lo que redujo el transporte y cambió los patrones de consumo«.

El efecto de estos cambios en el comportamiento, movilidad y forma de vida de toda la sociedad ha tenido un impacto directo en las emisiones generadas. Según el estudio «las emisiones diarias de CO2 globales disminuyeron un -17% (–11 a -25% para ±1σ) a principios de abril de 2020 en comparación con los niveles medios de 2019, poco menos de la mitad debido a los cambios en el transporte de superficie».

La acción humana con efectos inmediatos

Los datos demuestran que lo que hagamos ahora, puede cambiar por completo el rumbo del planeta. Los nuevos patrones de movilidad como consecuencia de las restricciones han llevado a un menor uso del vehículo. Nuestra manera de vivir y trabajar se ha visto profundamente afectada.

«En su punto máximo, las emisiones en cada país disminuyeron un -26% en promedio.«

Desde Bogotá a Berlín se ha disparado, durante la pandemia, el número de personas que han adoptado la bicicleta, el patinete eléctrico o la movilidad a pie en espacios públicos. Algunas ciudades han creado y otras han expandido carriles bici y zonas públicos para dar cabida a todos los ciclistas y a los nuevos peatones.

El impacto total de las emisiones anuales de 2020 depende, en gran medida, de la duración del confinamiento con una estimación, según el informe, «baja del -4% (–2 al –7%) si las condiciones prepandémicas vuelven a mediados de junio, y una estimación alta del -7% (–3 al –13%) si algunas restricciones permanecen en todo el mundo hasta finales de 2020«.

La medición realizada en diferentes países arroja reducciones de las emisiones de un -12% en Estados Unidos, un -11% en la Unión Europea, -13% en Reino Unido, -9% en India y tan sólo un -1.7% en China. Este último país sufrió las mayores restricciones a principios de 2020, siendo estas las más cortas de todas las naciones más industrializadas, lo que permitió a su industria recuperarse más rápidamente.

Esta caída anual es comparable a la cantidad de reducciones de emisiones anuales necesarias año tras año a lo largo de décadas para lograr los objetivos climáticos del Acuerdo de París de la ONU.

El profesor Rob Jackson de la Universidad de Stanford y presidente del Global Carbon Project, coautor del análisis, considera que «la caída de las emisiones es sustancial pero ilustra el desafío de alcanzar nuestros compromisos climáticos de París. Necesitamos un cambio sistémico a través de energía verde y coches eléctricos, no reducciones temporales de comportamientos forzados

Compártelo: