La sueca Altris desarrolla una batería de sodio que competirá en precio con las litio-ferrofosfato (LFP)

La carrera por desarrollar mejores baterías no sólo supone buscar mayores densidades energéticas, sino también mejorar aspectos como el precio y la sostenibilidad. Dos aspectos que la startup sueca Altris asegura haber logrado solucionar con sus nuevas baterías de iones de sodio.

La clave de estas es su composición formada por un único metal (hierro) mientras que el resto de componentes son aire, agua de mar y madera. Algo que las convierten en una alternativa que han catalogado como «excepcionalmente sostenibles» además de seguras.

Según el profesor Josh Tomas, director ejecutivo y fundador de LiFeSiZE, una empresa derivada de la Universidad de Uppsala y asociada con Altris: “Hemos fabricado estas baterías de iones de sodio con el mismo equipo de producción y tecnología que utilizamos para la fabricación de baterías de iones de litio. Se han fabricado celdas de batería de tamaño comercial con una capacidad de 1,3 Ah y con voltaje de 3,1 Voltios”.

Esto quiere decir que además de económicas y sostenibles, la producción de estas celdas no supondrá apenas cambios en las actuales líneas de fabricación de baterías. Otro importante punto a favor.

El objetivo es poner en marcha una alternativa más capaz y económica a las baterías de litio-ferrofosfato. Un sistema asentado en el mercado ante lo que Altris propone un tipo de baterías con mayor facilidad a la hora de encontrar materias primas para su producción, así como una mayor potencia.

De momento las baterías LFP son más competitivas en aspectos como el precio, y la vida útil. Apartados que desde Altris indican podrán superar en 2023 con la nueva generación de sus baterías que supondrán una verdadera revolución si cumplen todo lo prometido.

El resultado según los desarrolladores será una tecnología de baterías con elevadas cifras de densidad energética, a precios competitivos, sin comprometer la sostenibilidad, la fiabilidad o el rendimiento. Y además que no requerirá grandes inversores por parte de los actuales fabricantes.

Una combinación que suena demasiado buena para ser cierto, y que supondría un importante paso adelante no sólo para hacer más económicas las baterías, sino también para hacerlas algo más sostenibles.

Relacionadas | Baterías de iones de sodio: una prometedora alternativa de bajo coste al litio que cada vez está más cerca

Fuente | Innoenergy

Ver comentarios

  • Gracias a que hay unas expectativas tan buenas del coche eléctrico, hay una gran inversión tipo capital-riesgo para investigar tecnologías de baterías que podrían ser disruptivas.

    El hierro y el sodio son muy abundantes. El 70% del planeta es Hierro. En la corteza terrestre están entre los 6 más comunes ( 46% Oxígeno, 27% Sílice, 8% Aluminio, 5% Hierro, 3,65% Calcio, 2,75% Sodio ) por lo que una ventaja es que su fabricación no se vería frenada por algún cuello de botella de la minería.

    • El sodio es muy parecido al litio (está en el mismo grupo, justo debajo de él en la tabla periódica), y tiene la gran ventaja de que es uno de los componentes principales de la sal marina, así que no solo es muy abundante, es que además el suministro es muy sencillo y mucho más barato.

      Ahora hace falta que se encuentre la forma de resolver todos los problemas que tiene.

  • Pues con los componentes que tiene debería ser más barata. Pero bienvenida sea.

  • A ver si es verdad. Sería el principio del fin de las sucias, difíciles de reciclar y peligrosas baterías de Li.
    Salu2

  • Una noticia maravillosa, sobre todo porque puede ser una solucion, para competir con las baterias que bienen de ASIA.

    • Pero puede que los fabricantes asiáticos compren la tecnología, la cuestión sería la UE para dar impulso.

  • En el negocio del coche electrico, ganara el que tenga mejores baterias.

    • Ganará el que las tenga más baratas, los 100$/kWh ya se han alcanzado y era el precio para igualar en coste de fabricación a los térmicos, todo lo que baje de ahí es empezar a comerse el mercado.

  • Viendo que algunas baterías pueden ser revolucionarias, lo que haría como una marca es fabricar la base y poner la posibilidad de actualizar el tipo de baterías que salieran.

    Por ejemplo, compro un coche skateboard con baterías LFP y a los 5 años salen estás.. no tiro la batería LFP sino la cambio o me la quedo (para transformar en una batería de respaldo) o la vendo para adquirir una batería con una tecnología mejor.

    La cuestión es que este tipo de tecnologías no salen si las marcas no las ponen, pueden ser la ostia pero sino las pones la gente no accede a ellas, por eso lo de los talleres que hagan el upgrades puedan que aparezcan más.

Artículos recientes

DFSK Seres 3: llega a España un nuevo SUV eléctrico de origen chino con 329 kilómetros de autonomía por 34.950 euros

DFSK, perteneciente al grupo Dongfeng, ha sido una de las primeras marcas chinas en introducirse…

hace 3 horas

Lucid afirma que Tesla no es una marca premium, aunque sí innovadora

Con motivo de su salida a bolsa, Lucid Motors ha elaborado un documento para presentar…

hace 6 horas

Calendario de la temporada 2021 de la Fórmula E, que contará con su primera carrera en España

Ya está aquí una nueva temporada de la competición con coches eléctricos más internacional. La…

hace 7 horas

Volkswagen incrementa la producción del ID.3 e ID.4 a 800 unidades al día en la planta de Zwickau

Con el objetivo de llegar a los 300.000 coches eléctricos fabricados en un año, Volkswagen…

hace 7 horas

Nissan afirma que el Qashqai e-Power elimina la necesidad de lanzar una versión híbrida enchufable de su bestseller

Hace apenas unos días Nissan presentó la tercera generación de su modelo más importante en…

hace 7 horas