Mercedes-Benz cree que la transición a la movilidad eléctrica será más larga de lo esperado y apostará por los mild-hybrid y los híbridos enchufables

Markus Schäfer, director de desarrollo del grupo Daimler (Mercedes-Benz), ha concedido recientemente una entrevista en la que ha dado nuevos detalles del proceso de electrificación que sufrirá la compañía alemana en los próximos años, el cual en su opinión no será tan rápido como algunos vaticinan, si bien lo considera irreversible.

Actualmente Daimler ya no está desarrollando nuevos motores de combustión; de hecho, para el año 2030 el 70% de las variantes térmicas de sus modelos se habrán ido eliminando de forma gradual. Actualmente el fabricante se encuentra electrificando los motores térmicos de toda su gama, si bien en líneas generales está reduciendo sus inversiones en dicho área.

Schäfer, al igual que una importante parte del lobby automovilístico europeo, cree que las futuras normativas Euro 7 marcarán el final de los motores térmicos. Así, afirma que los políticos del viejo continente quieren que los automóviles logren unas emisiones que «van más allá de los límites de la física», haciendo que sean más caros y abocando a los modelos pequeños a desparecer debido a los elevados costes.

En paralelo, considera que la movilidad sostenible sigue siendo poco accesible y no cree que el desarrollo de las baterías vaya a evolucionar demasiado a corto plazo, por lo que los coches eléctricos continuarán siendo más caros que los térmicos durante unos años más. Por ello, Daimler apostará con fuerza durante un tiempo por los mild-hybrid y los híbridos enchufables.

A pesar del escepticismo de Schäfer, que conjetura que la movilidad eléctrica actualmente se encuentra en auge exclusivamente por los subsidios estatales, Mercedes-Benz se encuentra realizando una importante inversión en el desarrollo de su familia de coches eléctricos EQ, que el año que viene se enriquecerá con el lanzamiento de los SUV compactos EQA y EQB y de la berlina de representación EQS.

«Tenemos que avanzar en el aumento de la autonomía y acortar los tiempos de carga. Queremos desarrollar la mejor química para las baterías». Daimler también quiere lograr, entre 2025 y 2030, que su coches eléctricos puedan cargarse del 20% al 80% en apenas seis minutos, lo que equivaldría al tiempo de repostaje en una gasolinera convencional.

Relacionadas | El esperado Mercedes-Benz EQA entra en producción

Compártelo: