¿Qué es, cómo funciona el V2G y por qué es importante para la gestión de flotas?

El coche eléctrico ofrece enormes beneficios que solucionan muchos de los problemas de la movilidad en las grandes aéreas urbanas, así como del transporte de personas y mercancías en general. Entre estas ventajas para la sociedad encontramos: reducción de emisiones de CO2, mejora de la calidad del aire, aumento de la independencia energética y la posibilidad de disfrutar de una movilidad que utilice exclusivamente energías renovables, entre otras.

El consumo de energía también se incrementará a medida que el coche eléctrico gane en popularidad generando picos concentrados en momentos específicos del día. Para conseguir y promover la movilidad eléctrica, es importante replantear tanto la forma en que se produce la electricidad, con un enfoque en las energías renovables, como cómo distribuir esa energía y equilibrar la demanda y la oferta en la red en tiempo real.

Frente a este desafío, existe una tecnología que permite usar el coche eléctrico como medio de almacenamiento de energía, permitiendo el flujo discurra en ambas direcciones: del coche a la red eléctrica y de la red al coche.

En un mundo donde es necesario aumentar el uso de energías renovables para reducir la contaminación y el combatir el cambio climático, se hace necesario contar con sistemas de almacenamiento eléctrico para combatir el un punto débil de las renovables: su variabilidad.

El V2G como alternativa

¿Qué es exactamente V2G?. El conocido como Vehicle-to-Grid (V2G) es una tecnología innovadora basada en la gestión de la carga bidireccional, que transforma los vehículos eléctricos en grandes baterías móviles con ruedas que interactúan inteligentemente con la red.

En términos prácticos, los vehículos extraen energía para recargar durante períodos de menor consumo y devuelven la energía a la red cuando la demanda es alta, ayudando así a equilibrar la oferta y la demanda y a evitar apagones. En otras palabras, proporcionan servicios dque permiten flexibilizar la red para aumentar la estabilidad y la seguridad.

La tecnología se está desarrollando de forma que evitar cualquier tipo de inconveniente para los usuarios. Lo único que estos tendrán que hacer es, simplemente, conectar su vehículo a la estación de carga e indicar el tiempo en el que quieren estar de vuelta en la carretera y la distancia a recorrer, o bien el porcentaje de carga que quieren tener. A partir de ese momento, el sistema se encargará del resto de forma totalmente automática.

Cuando el sistema finalmente se haya perfeccionado y desarrollado por completo, se podrá permitir que los vehículos individuales participen en el mercado. Los servicios flexibles proporcionados por los vehículos eléctricos también pueden representar ahorros en los costes.

Como resultado, el sistema V2G no sólo puede mejorar y beneficiar al rendimiento de la red, sino que también creará valor para los conductores, que podrán amortizar y optimizar el coste total de propiedad de sus coches eléctricos.

Un ejemplo práctico

En ForoCochesEléctricos, hemos informado del proyecto piloto del grupo FCA que va a desarrollar la mayor estación de pruebas V2G del mundo.

En un futuro donde la movilidad será eléctrica, las empresas de coches compartidos y, principalmente, las de alquiler tradicional de automóviles se enfrentará a situaciones donde sus vehículos permanezcan estacionados a la espera de que un usuario demande su servicio.

Un vehículo normal puede estar parado más del 90% de vida. Los sistemas V2G permiten que ese tiempo pueda ser utilizado para mejorar la red, o bien la vivienda privada del usuario, ahorrándose los enormes costes de una batería de respaldo, que en la actualidad, tienen que su uso se popularice en las viviendas.

Hasta ahora un coche parado no aportaba nada al usuario, pero gracias al V2G un coche ‘en reposo’ puede ser una oportunidad de contribuir al equilibrio de la red eléctrica, o un elemento que ayuda a almacenar la energía renovable, que no puede ser utilizada en un momento determinado del día por falta de demanda.

Estas y otras aplicaciones, pueden convertir a los vehículos eléctricos en elementos que almacenamiento sobre ruedas que sirvan como generador extras de ingresos, al vender la energía almacenadas en sus baterías a la red.

Para empresas que usan grandes flotas de vehículos, este tipo de aplicaciones pueden generarles ingresos extras mientras sus vehículos de alquiler esperan que un usuario haga uso de ellos.

Basándose en este escenario y con el fin de recopilar datos e información sobre esta nueva alternativa, la creación del sistema en el centro logístico Mirafiori Drosso transformará el nuevo Fiat 500 eléctrico, estacionado en el parking a la espera ser vendido, de un coste puro en una oportunidad para el ahorro.

Este mismo tipo de ahorro disponible, en un futuro no tan lejano, será clave para las empresas de alquiler de automóviles y todos los que administran flotas de vehículos eléctricos.

El grupo FCE estacionará un gran número de vehículos en el centro logístico de Drosso, un área de 3.000 metros cuadrados, lo que lo convierte en una excelente oportunidad para proporcionar servicios de red, así como el contexto ideal en el que maximizar el potencial de V2G posible gracias a sus dos factores clave, es decir, la disponibilidad de vehículos y el bajo nivel de degradación de sus baterías, dado que los vehículos se estacionarán en el lote en rotación y por períodos cortos de tiempo.

Mientras esperan la entrega a los concesionarios, los nuevos Fiat 500 eléctricos se conectarán a estaciones de carga bidireccionales de 50 kW, de carga rápida. La infraestructura centralizada y el sistema de control avanzado, que permiten tanto la carga rápida como los servicios de red V2G, han sido diseñados, patentados y producidos por Engie EPS.

Compártelo: