Toyota comenzará la producción de baterías con electrolito sólido en 2021

La carrera por lograr desarrollar una batería revolucionaria no ha hecho más que comenzar, con algunas tecnologías como las más prometedoras. Entre ellas está el electrolito sólido, que esta semana ha recibido un importante impulso gracias a los avances de QuantumScape, y ahora el anuncio de Toyota del inicio de la producción en 2021.

Así lo indica el portal japonés Nikkei, que ha confirmado que el próximo año arrancarán las primeras plantas piloto de producción.

Esta la realizarán empresas asociadas a Toyota como Mitsui Mining y Mitsui Kinzoku, que trabajan en levantar una instalación donde se producirán los primeros modelos funcionales. Una planta que se localizará en la ciudad de Saitama, y que tendrá capacidad para producir decenas de toneladas de electrolito sólido ya en 2021.

Otra compañía que también trabaja con el electrolito sólido en colaboración con Toyota es la petrolera Idemitsu Kosan. En estos momentos están instalando los equipos de producción de electrolitos sólidos en su fábrica situada en la prefectura de Chiba. El objetivo es también comenzar a producir en 2021.

Una relación entre las empresas petroquímicas y el electrolito sólido que seguro veremos habitualmente en el futuro, algo que es debido a que para la fabricación de estos componentes se requiere la solidificación de sulfuros, que es una especialidad de la industria química y del metal.

Esta producción inicial se destinará a estudiar uno de los apartados más complejos de esta alternativa como es su escalada industrial. Y es que para su producción se necesitan ambientes ultra secos que en la actualidad supone que los trabajos se realicen en pequeñas cabinas donde los operarios usan guantes integrados para completar sus trabajos. Algo que se traduce en la necesidad de desarrollar costosas instalaciones para su producción en masa una vez superados los desafíos técnicos.

Una carrera por desarrollar unas baterías con mayor densidad energética, mayor durabilidad y compatibles con recargas ultra-rápidas. Una combinación ganadora en la que llevan décadas embarcadas las grandes compañías de baterías, y que parece estar afrontando su última y decisiva fase de investigación.

Con las nuevas baterías de electrolito sólido de Samsung, el BMW i3 podría instalar un pack de hasta 90 kWh, con 660 km de autonomía

Un sector donde Japón está logrando situarse en una posición privilegiada, en parte gracias al impulso de su gobierno que ha destinado 16.000 millones de euros para las políticas de descarbonización, donde el desarrollo de baterías ha tenido su papel protagonista en la captación de estos fondos.

Ahora la gran pregunta es el cuándo. Cuándo llegarán al mercado los primeros coches eléctricos dotados de estas baterías. Según los planes de la propia Toyota, no será hasta 2025 cuando tenga lugar este importante momento. Una fecha que podrá adelantarse o retrasarse según los avances no sólo en el aspecto técnico de dichas baterías, sino también en los avances en su producción y costes que tendrán que ser muy competitivos para ser una alternativa a unas baterías de litio actuales que no paran de evolucionar, y que ya cuentan con precios muy competitivos, que en 2025 lo serán todavía más.

Relacionadas | Un nuevo material promete mejorar la estabilidad de las baterías de electrolito sólido actuando como interfaz con el ánodo de litio

Fuente | Nikkei

Compártelo: