Ultimátum de Italia a las autopistas. Tendrán 180 días para dotarse de puntos de recarga rápida

Italia vivirá en 2021 un cambio radical de su red de recarga para vehículos eléctricos, que supondrá el impulso definitivo para situarse en grupo de cabeza de la movilidad eléctrica a nivel europeo.

Estas semanas ForoCochesEléctricos es líder nacional en información sobre las diferentes enmiendas a los presupuestos que atañen el coche eléctrico en el país transalpino. Estas pretenden sacar a esta nación del grupo de países que permanecen inmóviles a la hora de legislar en pos de la transición a la descarbonización de la economía, el apoyo a la industria 4.0 y la implantación de la movilidad libre de emisiones nocivas, para las personas y el medioambiente.

La Comisión de Presupuesto de la Cámara ha aprobado varias modificaciones al proyecto de ley de la cuentas de 2021 relativo a los automóviles cero emisiones, desde las ayudas de 10.000 euros para la compra de un coche eléctrico, pasando por el descuento del 40% para las rentas más bajas, ahora llega el turno de la red de carga.

La nueva ley que entrará en vigor en enero de 2021 prevé un ultimátum a la red de autopistas que recorre todo el país transalpino.

Por las buenas o por las malas

A pastor del 1 de enero, el usuario del coche eléctrico (BEV) será el protagonista principal por el que velará el parlamento italiano. La nueva norma pretende que:

«Los tiempos de espera de los usuarios que accedan al servicio no superen los ofrecidos a los usuarios de vehículos de combustión interna«.

Para esto las empresas concesionarias de la amplia red de autopistas italiana tendrán hasta el 1 de marzo, para publicar las características técnicas mínimas de las soluciones con las que pretenden garantizar la recarga de los vehículos eléctricos, que se instalarán en las vías de su competencia.

La gran novedad de esta normativa reside en la obligación por parte de los gestores de dotarse de una red capaz de recarga de baterías, de una forma o de otra. Es decir, si dentro de una fecha determinada las empresas concesionarias no han presentado un plan concreto y completo, estas estarán obligadas a aceptar cualquier petición de instalación de puntos de recarga de vehículos eléctricos en las vías que operan bajo concesión.

Esta enmienda firmada por el diputado Giuseppe Chiazzese del Movimiento 5 Estrellas, obliga a concretar fehacientemente a los operadores de la red de autopistas la adopción de una oferta de recarga que se ajuste a las premisas dictadas por la directiva europea DAFI, que tienen como propósito garantizar al menos un punto de recarga cada 50-60 km.

60 días de plazo

Durante los primeros 60 días, tras la entrada en vigor de la ley, los operadores tendrán que «publicar las características técnicas mínimas de las soluciones para la recarga del coche eléctrico a instalar«, para evitar demoras en la puesta en marcha de los planes, «en el caso de que en 180 días no se doten de un número adecuado de puntos de recarga«, la normativa provee que tendrán que consentir «a quien haga una petición de instalación en la infraestructura situada dentro de la competencia» de la empresa concesionaria.

La última palabra de todas formas estará en manos de las empresas concesionarias que serían, en última instancia, los que deberán «seleccionar al operador en función de las características técnicas de la solución propuesta, las condiciones comerciales que mejoren la eficiencia, calidad y variedad de los servicios, así como los modelos contractuales adecuados para asegurar la competitividad de la oferta en términos de calidad y disponibilidad de los servicios«.

Otra victoria para el diputado italiano

Este proyecto pretende sacar a Italia del vagón de cola de las naciones europeas que peor red de carga tienen en la actualidad. La iniciativa solventa uno de los mayores cuellos de botella para el desarrollo del coche eléctrico a nivel general que supone no contar con una red de recarga potente, rápida y capilar en al red de carreteras.

Uno de los frenos para la que la movilidad eléctrica sea un fenómeno de masas, pasa por garantizar la capacidad de recargar rápidamente cualquier vehículo independientemente de la autonomía de este, igualando con ello la infraestructura de la que goza en la actualidad el coche de combustión interna.

Con esta solución» aclara Chiazzese, «tenemos la certeza de que en un tiempo razonable los ciudadanos que posean un coche eléctrico, afortunadamente cada vez más gracias a nuestro bono ecológico ‘reforzado’, podrán cruzar las autopistas con total tranquilidad y recargar el coche o la moto en poco tiempo«.

Todo sobre la revolución eléctrica de Italia en FCE

Compártelo: