¿Coche eléctrico? Dos tercios de los conductores aspiran a tener uno

Una nueva encuesta realizada a cerca de 2.000 conductores realizada por Tusker, empresa que gestiona una flota de 20.000 automóviles galardonada con el «Car Benefit«, vuelve a demostrar la transformación del mercado hacia la movilidad cero emisiones.

La flota de vehículos de Tusker ya cuenta con un 50% de coches eléctricos entre los nuevos pedidos que realizó la compañía en 2020. En tan sólo un año la flota cero emisiones gestionada por la compañía ha llegado al 20% del total.

La renovación de la flota responde a un cambio de mercado que cada vez se consolida pese a la mirada aún reticente de algunos de los fabricantes tradicionales, que no terminan de pisar a fondo el pedal de la transformación hacia la nueva movilidad, como muestras los datos de producción de automóviles cero emisiones puros.

El análisis de los datos del estudio, muestran aspectos curiosos e importantes a la hora de desmitificar el uso y los tabúes recurrentes contra el coche eléctrico. Esta encuesta es refrescante por el tipo de datos que aporta, permitiendo observar el cambio de tendencia del mercado desde puntos de vista diferentes a los tradicionales encontrados en otro tipo de estudios de campo.

2.000 encuestados cada vez más convencidos

La encuesta evidencia los hábitos de los conductores poniendo de manifiesto que 79% de los encuestados conducen menos de 241 km a la semana. Esto demuestra que gran parte de los nuevos coches que han llegado al mercado cumplen con los requisitos de autonomía de casi el 80% de los usuarios.

Un Peugeot e-208, un Audi e-Tron o Hyundai Kona, por citar tres modelos de segmentos diferentes, pueden con una sola carga garantizar las necesidades de movilidad de más de tres cuartas partes de los encuestados, sin necesidad de recargar durante la semana.

Otro dato curioso y esperanzador viene del rápido posicionamiento en el ideario colectivo de las ubicaciones de los puntos de recarga públicos. Independientemente de si se conduce un coche de combustión interna (ICE) o un vehículo eléctrico (BEV), un 36% de los encuestados que aún no poseen un BEV afirmaba ser capaces de indicar tres puntos de carga diferentes dentro de su zona residencial.

Los puntos de carga públicos comienzan a ser algo cotidiano que las personas han terminado por integran en la imagen de su entorno, bien sea por curiosidad, por rareza de la tecnología para muchos, o por estar, por ejemplo, cerca de los accesos principales en los centros comerciales. Los conductores se han familiarizado con los cargadores que cada vez son más populares.

En el aspecto económico, mientras que un 25% reconoce que el coche eléctrico es aún prohibitivo por precio siendo «solo para ricos«, el 75% restante comienza a ver al automóvil 100% eléctrico como una opción viable económicamente.

En este último aspecto cabe destacar que usando los servicios de Tusker un Tesla Model 3 puede estar disponible desde 447 euros al mes, con seguro y mantenimiento incluido durante 4 años. Esta cifra disminuye a los 279 euros/mes en el caso del Open Corsa-e. Estos precios son para el mercado de Reino Unido donde opera Tusker.

Para Paul Gilshan, CEO de Tusker, «La investigación de este año muestra que los conductores entienden mejor cómo los automóviles eléctricos pueden encajar en su vida incluso hasta la ubicación de sus puntos de carga«.

Resumen de datos de la encuesta

  • El 63% de los conductores están considerando un vehículo eléctrico como su próximo coche.
  • El 79 % de los conductores viajan menos de 240 km por semana, lo que significa que una carga tienen solucionados sus viajes semanales.
  • Los vehículos eléctricos representan el 50% de los pedidos de automóviles nuevos de Tusker en 2020.
  • El 36% de los conductores pueden nombrar tres o más estaciones de carga de vehículos eléctricos locales.

Fuente | Tusker

Compártelo: