El auténtico problema de los fabricantes: Quien prueba un coche eléctrico ya no quiere otra cosa

Un nuevo estudio, esta vez del reconocido J.D. Power, vuelve a demostrar lo que encuesta tras encuestas y análisis tras análisis, no paran de repetir. El cliente que compra un coche eléctrico (BEV) no vuelve atrás y dice no, a los vehículos de combustión interna (ICE).

La industria tradicional del automóvil ha estado casi una década negando la evidencia bajo el mantra de «no hay demanda«, mientras curiosamente vendían el 100% de la todos los eléctricos que eran capaces de fabricar, además de acusar a la falta infraestructura de carga de la carencia de interés por los vehículos cero emisiones puros.

La realidad a 2021, es que toda la producción actual de coches eléctricos está vendida casi de antemano. No importa si el coche cuesta 150.000 o 30.000 euros, a los fabricantes prácticamente se los quitan de las manos. Las ventas de Porsche con su Taycan o el Renault ZOE con más de 100.000 unidades fabricadas en 2020 lo demuestran.

Los datos de ventas evidencian que el único segmento que crece ante la caída continuada de las ventas de ICE a nivel mundial es el coche eléctrico. La combustión interna tienen fecha de caducidad pero el mercado aún está cautivo por la falta de oferta de los grandes constructores de automóviles.

El último estudio de J.D. Power vuelve a demostrar que la tecnología eléctrica, pese a no ofrecer a día de hoy de una gran gama de coches, de que estos no tengan en su mayoría unas autonomías que hagan olvidar al ansiedad por el rango disponible, sus altos precios, de la escasa oferta de modelos y de la aún mejorable red de carga. A pesar de todo esto el usuario de un BEV dice no a todo lo que no sea 100% eléctrico.

Resultados de la encuesta

Con este tipo de respuestas, que reflejan las reacciones de otros estudios recogidos en el pasado por este medio, queda claro que la movilidad eléctrica pese a no vivir sus mejores momentos, aún cautiva de forma contundente a sus usuarios, lo que debe transformarse en un claro mensaje para los constructores que aún siguen queriendo hacer pasar al gran mercado, por los híbridos enchufarle y otros inventos antes de saltar por completo a la movilidad verdaderamente cero emisiones.

La encuesta de J.D. Power realizada en los Estados Unidos, un país donde el coste de la gasolina no representa un coste añadido a un ICE que si penaliza al usuario en Europa, el 82% de los 9.632 automovilistas encuestados que poseen un coche eléctrico sólo cambiaría su coche eléctrico por otro BEV.

Además de este dato, la compañía de análisis de datos estadounidense ha medido el nivel de satisfacción en base a la autonomía, red de carga, coste de propiedad, prestaciones, carga en el domicilio, calidad general y fiabilidad. El indicador de la medición establecía un máximo de 1.000 puntos.

De entre todos los encuestados, el 95% ha valorado la experiencia de a posesión, uso y disfrute del coche según aspectos anteriores con una puntuación superior a 900.

Nuevo coche eléctrico pero ¿de la misma marca?

En cuanto a la lealtad a la marca, el 64% confirma su intención de comprar un coche eléctrico de la misma marca en un futuro.

De entre aquellos que no están tan contentos son su coche cero emisiones, a pesar de todo, volverían a comprar un automóvil eléctrico siempre y cuando sea de otra marca.

Para Brent Gruber, director senior de automoción global en J.D. Power. «La lealtad a la marca puede ser voluble entre los propietarios de vehículos eléctricos«, añadiendo que «mientras que los primeros en adoptar los vehículos eléctricos dicen que seguirán siendo leales a los vehículos eléctricos en general, permanecer con la misma marca no es algo seguro. Los fabricantes de automóviles tendrán que mantener a los propietarios de vehículos eléctricos y compradores interesados en sus productos más allá de la ecuación de costos. Con los fabricantes de automóviles que se espera inunden el mercado con lanzamientos de vehículos eléctricos durante los próximos tres años, para capturar una cuota del mercado que necesitan ofrecer vehículos que evoquen emoción y satisfagan las necesidades más amplias de los propietarios«.

Principales factores extraídos del estudio

De los factores analizados por la empresa de análisis de datos de consumo, los aspectos esenciales a la hora de comprar un coche eléctrico son cuatro principalmente:

Autonomía: lo primero a considerar es el alcance real del automóvil con una sola carga. Independientemente de que este sea un automóvil premium o un modelo más económico, la autonomía representa el 20% de la satisfacción general según los datos de la encuesta.

Recarga: otro factor determinante en la elección de un eléctrico es la «facilidad» a la hora de cargar la batería. Dentro de este aspecto se incluyen las potencias de los puntos de recarga. Respecto a este factor, la diferencia de percepción entre quien conduce un coche de lujo y quien conduce un coche más económico es mayor. En esta caso hay que apuntar que los modelos Tesla pertenecen al primer grupo y se benefician de su propia red Supercharger.

Placer de conducción: el rendimiento y el comportamiento en carretera se han señalado entre los factores determinantes para la compra de un coche eléctrico. De hecho, en los modelos menos costosos, el placer de conducir también compensa algunas lagunas en la calidad, lo que ocurre sólo en parte en los automóviles más exclusivos, en los que la calidad general mantiene un papel principal.

Ahorro: otro factor que determina la transición a un automóvil de cero emisiones viene determinado por el ahorro de costes. El menor gasto de funcionamiento y mantenimiento lleva a muchos a cambiar alos coches eléctricos puros.

¿Cuál es la marca más apreciada?

El estudio ha determinado cuál era la marca más apreciada entre los participantes de la encuesta donde entre el segmento de alta gama destacan los propietarios del Tesla Model S.

A continuación se muestran los principales resultados de la clasificación y puntuaciones realizada por J.D. Power:

Media segmento: 782 puntos.

  • Tesla Model S: 798 puntos.
  • Tesla Model 3: 790 puntos.

Entre los modelos de gama media la clasificación queda:

Media segmento: 730 puntos.

  • Kia Niro: 782 puntos.
  • Chevrolet Bolt: 745 puntos.
  • Hyundai Kona: 743 puntos.

Fuente | J.D. Power

Compártelo: