La fábrica de Volvo en Bélgica triplicará su producción de coches eléctricos e híbridos enchufables

La tendencia positiva del sector del coche eléctrico está provocando que algunos fabricantes hayan tenido que reorganizar sus planificaciones para aumentar más allá de lo esperado su producción. Es el caso de Volvo, que a la vista de la excelente acogida del XC40 eléctrico, ha decidido dar un paso adelante muy importante en su planta de Gante, Bélgica.

Esta recibirá una fuerte inversión que le permitirá triplicar su producción de coches eléctricos e híbridos enchufables. Un movimiento que les permitirá incrementar su capacidad de producción y de esa forma atender los pedidos de una forma más ágil.

De esta forma una ver terminados los trabajos, la planta belga contará con un 60% de capacidad de producción de modelos eléctricos o enchufables. Una instalación con una capacidad máxima de 250.000 unidades al año, lo que supondría contar con capacidad para sacar adelante unas 150.000 unidades al año entre eléctricos puros e híbridos enchufables.

Volvo también ha confirmado que la planta de Gante se está preparando para llevar a producción un segundo modelo totalmente eléctrico. Una propuesta que según los rumores podría ser una versión más deportiva y aerodinámica del XC40, y que también usará la plataforma modular CMA.

De confirmarse, este modelo será el tercero en la historia de la compañía perteneciente a la familia «C» (en su momento, Volvo vendió tanto el C30 como el C70), si bien el C40 Recharge será el primero de tipo SUV. Gracias a la mejor aerodinámica de su carrocería, debería ser capaz de superar la autonomía homologada por el XC40 Recharge de 418 km WLTP.

Una nueva propuesta que será presentada en el mes de marzo, y que debería comenzar sus ventas antes de terminar el año.

Relacionadas | El Volvo XC40 logra 335 kilómetros de autonomía bajo el ciclo EPA

Fuente | Volvo

Compártelo: