Opel se ve obligada a cancelar algunos pedidos del Mokka-e ante el aluvión de reservas

El éxito del Mokka-e ha superado con creces las previsiones de Opel. A pesar de que este todocamino eléctrico todavía no ha comenzado sus entregas, ya tiene una lista de espera que llega hasta finales de 2021; además, el fabricante alemán se ha visto obligado a cancelar los pedidos de algunos clientes para no engrosar todavía más dicha lista.

A cambio, Opel está ofreciendo a sus clientes importantes rebajas en la compra del Corsa-e para animarles a no esperar al Mokka-e; sin embargo, todo parece indicar que esta alternativa no es del agradado de la mayoría de reservistas, pues el utilitario no deja de ser un modelo más pequeño y sencillo que el sugerente SUV inspirado en el diseño del clásico Opel Manta.

El éxito del Mokka-e no solo se explica por su llamativo aspecto, sino también por su precio: en Alemania, país del que proceden la mayoría de reservas, cuesta poco más de 23.000 euros tras aplicar las ayudas concedidas por el gobierno, una cifra muy competitiva incluso si la comparamos con modelos térmicos como el Volkswagen T-Roc, que se mueve en tarifas similares.

Opel ya ha prometido que tratará de incrementar la capacidad de la fábrica de Poissy para satisfacer la demanda; sin embargo, por el momento se desconocen las estimaciones de producción de la compañía para el primer año de vida comercial del modelo, cuyas primeras entregas están programadas precisamente para los primeros compases de 2021.

El Mokka-e se asienta sobre la plataforma eCMP del grupo PSA, la cual deriva de la plataforma multienergía CMP. Esta arquitectura ya se emplea en los Peugeot e-208 y e-2008, Citroën ë-C4 y DS 3 Crossback E-TENSE, y más adelante también se utilizará en los futuros Peugeot e-1008, Citroën ë-C3 y ë-C3 Aircross, así como en algunos modelos de Alfa Romeo, FIAT y Jeep.

El SUV de Opel equipa un motor Continental de 136 CV (100 kW) y 260 Nm de par, así como unas baterías de 50 kWh de capacidad con refrigeración líquida y celdas CATL. Su autonomía es de 322 km WLTP, mientras que su velocidad punta está limitada a 150 km/h. En corriente alterna puede cargar a un máximo de 11 kW, mientras que en corriente continua llega a 100 kW, recuperando el 80% de su alcance en 30 minutos.

Relacionadas | Los Opel Corsa-e y Mokka-e recibirán sendas versiones deportivas GSi en 2022

Compártelo: