Xpeng y Livox se unen para implantar la tecnología LiDAR en un coche eléctrico que se lanzará al mercado en 2021. ¿Se queda sola Tesla en su rechazo al LiDAR?

El fabricante chino Xpeng y la empresa especializada en el desarrollo de sensores LiDAR Livox colaborarán para incorporar esta solución en un nuevo coche eléctrico de producción en serie que se lanzará al mercado en 2021. Así, Livox se convierte en el primer socio de Xpeng en materia de tecnología LiDAR, que será clave para el desarrollo de la conducción autónoma.

Livox ha llevado a cabo una serie de modificaciones en su sensor Horiz (la variante de uso automotriz del modelo Horizon) para cumplir con los requerimientos de personalización de Xpeng. Entre otras cosas, el rango de detección se incrementará de los 90 metros del Horizon a 150 metros, lo que permitirá que el sistema XPILOT de Xpeng detecte con más facilidad obstáculos.

La resolución de Horiz también se ha duplicado, mientras que el campo de visión horizontal se ha ampliado de los 81º del Horizon a 120º, algo que ha sido clave de cara a eliminar puntos ciegos. Gracias a la inclusión del sensor Horiz en un vehículo de producción, Xpeng y Livox se adelantarán a binomios como Volvo y Luminar, que harán lo mismo con el XC90 de tercera generación en 2022.

Desde su fundación en 2016, Livox ha centrado sus esfuerzos en lograr la producción masiva y rentable de la tecnología LiDAR, tratando de superar los tres cuellos de botella de esta industria (precio, escalabilidad y confiabilidad). Sus soluciones cuentan con unos estándares líderes en la industria en términos de rango de detección y campo de visión.

Sin embargo, no todo el mundo en la industria automovilística cree que el LiDAR vaya a ser crucial en el desarrollo de la conducción autónoma: Elon Musk, director ejecutivo de Tesla, ha optado por prescindir de este elemento por considerarlo demasiado caro, apostando en sus vehículos por un conjunto de sensores ultrasónicos, radares y cámaras en alta definición.

Xpeng, que en su momento fue acusada de robar el código fuente del antiguo Autopilot de Tesla, cada vez se distancia más de su competidora estadounidense en todos los aspectos, como demuestra su firme apuesta por los sensores LiDAR. Recientemente la compañía se ha introducido en el mercado europeo de la mano del SUV G3, al que debería seguir dentro de poco la berlina P7.

Relacionadas | Xpeng sigue disparada con un crecimiento mensual del 35% en sus ventas y nuevo récord en diciembre

Compártelo: