Greenpeace acusa a Volkswagen de ahorrarse 140 millones de euros en multas al automatricular sus coches eléctricos en 2020

El periódico alemán Der Spiegel se ha hecho eco de la denuncia realizada por la organización ambiental Greenpeace contra el Grupo Volkswagen, al que acusa de comprarse a si mismo gran parte de la producción de los nuevos coches eléctricos, lanzados el año pasado, para ahorrarse gran parte de la multa por las emisiones de sus coches de combustión interna.

Para la ONG Greenpeace, que hasta hace poco acusaba al gigante alemán de no hacer lo suficiente para vender más coches eléctricos, el constructor alemán habría engañado mediante una artimaña al ente europeo para ahorrarse más de cien millones de euros en multas.

Volkswagen habría realizado, según el grupo ambientalista, una operación de autocartera con sus propios vehículos para bajar el importe de la multa que la Unión Europea fija a los fabricantes, si no cumplen un determinado umbral de emisiones.

Las cifras denunciadas

Desde Greenpeace afirman que la cifra de coches automatriculados por los alemanes asciende a nada menos que 65.000 automóviles.

El reparto de esta compra casi ‘fraudulenta’ para Greenpeace, aunque permitida legalmente, se reparte entre coches eléctricos e híbridos enchufables.

Para la ONG, Volkswagen ha registrado ventas a si misma del 20.5% de los coches eléctricos producidos, cifra a la que hay que sumar el 21.7% de los híbridos enchufables europeos.

El truco

La estratagema denunciada por Greenpeace se ha completado a través de matriculaciones por parte de la extensa y amplia red de concesionarios de Volkswagen de toda Europa, esta técnica es una vieja conocida por los constructores que usan este método para asegurarse ciertos niveles de ventas en sus balances.

Pero además de esto, la ONG denuncia que el gigante alemán ha comprado directamente sus propios coches, además de las matriculaciones realizadas por los propios concesionarios.

Greenpeace acusa a los teutones de tratar de engañar puesto que «en lugar de modificar su huella de carbono con sus propios registros, VW debería salir rápidamente de un negocio que daña al clima con los diesel y gasolina«, según afirma tajante Benjamin Stephan, experto en movilidad de Greenpeace.

El resultado

Pala la organización ambientalista, esta artimaña habría dado sus frutos al aprovechar las ventajas de cada matriculación de coches cero emisiones durante 2020. Para el cómputo de las emisiones los coches 100% eléctricos contaban doble, por lo que las automatriculaciones no solo han empujado las cifras globales de ventas de, por ejemplo, el ID.3 sino que han reducido drásticamente la huella de carbono a contabilizar.

La verdadera ganancia no es llegar al top en cuanto a cifras de coches más vendidos, sino reducir hasta medio gramo por kilometro el objetivo promedio de toda la flota establecido por la Unión Europea.

De esta forma, según los cálculos de Greenpeace, Volkswagen redujo la sanción en 140 millones de euros gracias a la auto-compra de decenas de miles de coches.

VW desmiente

Por su parte Volkswagen ha desmentido los hechos al diario alemán, alegando que en 2020 se lanzaron algunos coches eléctricos totalmente nuevos. Por este motivo muchos vehículos se pusieron a disposición de los disposición de los concesionarios como coches de prueba para que los clientes pudieran probarlos. 

Según alegan desde Wolfsburg a Der Spiegel, el fabricante está reconvirtiendo su propia flota de coches de empresa a la movilidad eléctrica. 

Volkswagen no ha querido dar cifras exactas o concretas de este proceso de renovación de vehículos, pero si ha querido dejar claro al medio germano que las altas ventas de coches eléctricos “no son una fantasía pasajera”.

Fuente | Der Spiegel

Compártelo: