Luca de Meo afirma que Renault «no ganará mucho dinero con el Dacia Spring», pero que ayudará a reducir la media de emisiones del grupo

Luca de Meo, el nuevo director ejecutivo del Grupo Renault, tiene como objetivo primordial mejorar la rentabilidad del fabricante francés. Para ello, tratará de virar el centro de gravedad de la compañía del segmento B (utilitarios) al más lucrativo segmento C (compactos), buscando vender menos coches, pero más caros.

Esta búsqueda de la rentabilidad tendrá como efecto colateral la discontinuación del mítico Twingo, encuadrado en el segmento A (urbanos), una categoría que la mayoría de fabricantes europeos (el Grupo Volkswagen, Stellantis…) irán abandonando a lo largo de los próximos años debido a que ofrece un margen de beneficio reducido.

«Renunciar a los coches urbanos no es algo que me haga feliz, porque me gustan los coches pequeños, creo que tienen su utilidad. Mercedes-Benz decidió fabricar el Smart en China con Geely, así que nos dejaron solos en la categoría, y yo no soy capaz de rentabilizar un proyecto en el segmento A por mi cuenta», explica Luca de Meo en relación a la pérdida de Smart como socio en la fabricación de vehículos pequeños.

Aunque la producción del actual Twingo Electric terminará dentro de un par de años, el Grupo Renault no se quedará sin representante en el segmento A: el Dacia Spring, cuyo lanzamiento comercial tendrá lugar a lo largo de 2021, se convertirá en el modelo más urbanita del fabricante francés, así como en su coche eléctrico de acceso.

Con un precio de partida inferior a los 15.000 euros antes de ayudas, el Dacia Spring en un principio no será un modelo especialmente rentable a pesar de fabricarse en China, si bien permitirá a Renault cumplir con los límites de emisiones europeos. «Tenemos en nuestras manos un producto con un coste interesante que nos permitirá cumplir con los límites de emisiones de dióxido de carbono.

Al calcular la ecuación económica de un coche como el Spring, también hay que tener en cuenta las multas que se pueden evitar con grandes volúmenes [de ventas] de eléctricos. Al mismo tiempo, podemos ofrecer a personas que no disponen de mucho dinero la posibilidad de conducir un coche eléctrico. No estamos aquí para perder dinero, pero está claro que con el Spring no ganaremos mucho«. Es interesante recordar que a su llegada al grupo francés De Meo eliminó varios proyectos enfocados a la creación de pequeños coches globales de precio asequible, filosofía que sigue el Dacia Spring.

Fuente | Caradisiac, L’Argus

Relacionadas | Luca de Meo afirma que la tecnología eléctrica de Renault es superior a la de Volkswagen

Compártelo: