Estalla la relación de Volkswagen con LG y Sk Innovation. No tendrán papel en el nuevo proyecto de fabricación de baterías de los alemanes

El lunes Volkswagen realizaba una importante presentación en la que detallaba su hoja de ruta para lograr contar con una producción de baterías suficiente para atender la demanda de coches eléctricos. Una iniciativa que supondrá desplegar 12 gigafábricas y lograr una capacidad anual de 240 GWh. Ahora ha saltado la bomba con el anuncio por parte de Reuters que Volkswagen no contará para ello con sus actuales suministradores, LG Chem y SK Innovation.

Según las fuentes de Reuters, Volkswagen informó a las dos compañías unos días antes del Power Day que su tecnología de baterías no estarían presentes en los planes de futuro del grupo. Algo que según las mismas fuentes ha provocado un fuerte shock en las compañías surcoreanas que perderán si se confirma esto a su principal cliente.

Además parece que la decisión es totalmente firme. Así lo refrenda Reuters que han afirmado que las compañías coreanas estaban bastante alarmadas y que incluso llegaron a proponer una reunión de urgencia con Volkswagen, pero estos se negaron.

La pregunta es qué ha llevado a Volkswagen a romper relaciones con dos de los principales fabricantes de baterías para coches eléctricos en un momento clave de despegue de las ventas.

Las especulaciones son varias. La primera es la disputa comercial entre LG y SK Innovation en Estados Unidos, donde la primera había acusado a la segunda de espionaje industria, siendo incluso condenada por ello lo que supondrá su expulsión del mercado de Estados Unidos durante 10 años. Algo que pone en peligro el suministro de la fábrica que los alemanes tienen en Chattanooga (Tennessee) lo que habría causado un gran malestar en el consejo de la propia Volkswagen.

Otra razón podría ser técnica. Mientras que LG y SK se han centrado en el desarrollo de celdas en formato bolsa, las nuevas plataformas de Volkswagen optarán por un formato prismático. Un formato que se instalará en el 80% de los coches que VW venda a partir de 2025. Un cambio en las actuales líneas de producción que es posible, pero que requerirá grandes inversiones y un largo plazo de adaptación hasta lograrlo.

China, Renault y Hyundai los grandes beneficiados

Un formato prismático que además está siendo adoptado por muchos de los fabricantes chinos de baterías, que serán de los principales beneficiados gracias a su posicionamiento que les permitirá hacerse con una parte de la producción que no sea capaz de atender en un futuro la propia Volkswagen con sus fábricas, principalmente ocupando el espacio que dejarán LG y Sk Innovation en los modelos con baterías en bolsa.

Otro de los beneficiados por esta disputa podrían ser los actuales clientes de LG y Sk Innovation. Tanto el grupo Renault como Hyundai/KIA verán como su principal suministrador de batería pierde a un gran cliente, lo que hará que puedan disponer no sólo de más producción para sus vehículos, sino también mayor poder de negociación para lograr mejores precios.

Relacionadas | El Hyundai IONIQ 5 estrenará unas nuevas celdas de SK Innovation con las que alcanzará los 800 kilómetros de autonomía

Compártelo: