Primera imagen del Volkswagen Trinity, un avanzado coche eléctrico de lujo que llegará en 2026

Volkswagen acaba de revelar la primera imagen del Project Trinity, antesala de un sedán eléctrico que comenzará a producirse en Wolfsburgo a partir del año 2026. Esta berlina de lujo, que luce un perfil tipo fastback verdaderamente aerodinámico, se convertirá en el buque insignia de la compañía alemana. Además, tendrá un precio de partida relativamente contenido para un vehículo de su categoría (desde 35.000 euros).

La ambición de este proyecto es elevada, pues establecerá nuevos estándares para Volkswagen en térmicos de autonomía, velocidad de carga (equivalente al tiempo de repostaje de un automóvil térmico), digitalización y conducción autónoma (si bien la compañía promete que estará técnicamente preparado para alcanzar un nivel 4 de autonomía, inicialmente ofrecerá un nivel 2+, posiblemente debido a cuestiones legislativas).

Ralf Brandstätter, director ejecutivo de la marca Volkswagen, ha aprovechado el lanzamiento de este teaser para dar nuevos detalles del vehículo. «Trinity es una especie de punto de cristalización para nuestra estrategia ACCELERATE […]. Estamos utilizando nuestras economías de escala para hacer que la conducción autónoma esté disponible para muchas personas y para construir una red neuronal de aprendizaje.

De esta manera, estamos creando las condiciones para el intercambio continuo de datos de nuestra flota de vehículos, por ejemplo, sobre la situación del tráfico, sobre obstáculos o accidentes. Vamos a repensar completamente la forma en que construimos automóviles e introduciremos enfoques revolucionarios. La digitalización, la automatización y la construcción ligera jugarán un papel importante».

Los futuros coches eléctricos de Volkswagen tendrán una oferta de versiones más limitada que los modelos actuales, estandarizándose el hardware para toda la gama. Esto permitirá que los usuarios puedan activar las funciones que deseen en cualquier momento; además, simplificará la producción, pues a nivel técnico todos los vehículos serán iguales.

Esto a su vez permitirá a Volkswagen introducir un nuevo modelo comercial, generando ingresos adicionales basados en una oferta de servicios digitales (carga, energía, conducción autónoma…). «En el futuro, la configuración individual del vehículo ya no estará determinada por el hardware en el momento de la compra. En cambio, los clientes podrán agregar funciones bajo demanda en cualquier momento a través del ecosistema digital del automóvil».

Fuente | Volkswagen

Relacionadas | El Gobierno anuncia un consorcio público-privado con SEAT-Volkswagen e Iberdrola para levantar una gigafábrica de baterías en España

Compártelo: