Prueba FCE: análisis completo del Renault Twingo Electric. Un urbano ideal como segundo coche familiar (Vídeo)

El Twingo Electric es el coche eléctrico más asequible ofrecido en la actualidad por Renault en el mercado europeo (si excluimos el cuadriciclo Twizy y el próximo Dacia Spring, que todavía no se encuentra a la venta). A pesar de que se presentó el año pasado, su vida comercial no será demasiado extensa: en 2023 se presentará su sustituto indirecto, el nuevo Renault 5 E-TECH Electric (mientras que el Twingo pertenece al segmento A, el 5 será del segmento B).

La principal característica diferencial del recién llegado es su configuración mecánica «todo-atrás» (motor trasero, tracción trasera), que permite liberar a las ruedas delanteras de los palieres, pudiendo torcer hasta 45º (un coche normal suele quedarse en 30º). Esto le da un reducido radio de giro de apenas 4,3 metros, lo que se traduce en una agilidad superlativa en entornos urbanos.

El benjamín de Renault comparte su plataforma Edison con los Smart EQ fortwo y EQ forfour; de hecho, los tres fueron desarrollados conjuntamente gracias a un acuerdo de colaboración entre Daimler y la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi. Los Twingo y forfour comparten línea de producción en la fábrica que tiene la compañía francesa en Novo Mesto (Eslovenia).

Durante los próximos años, el Twingo Electric tendrá la difícil tarea de enfrentarse a modelos como el FIAT 500, el SEAT Mii electric o el propio Dacia Spring, todos de enfoque eminentemente urbano. Frente a ellos, Renault propone un vehículo de estética desenfadada, con un rico equipamiento de serie, una maniobrabilidad inigualable en ciudad y un tren motriz muy eficiente.

Un cochecito de aspecto simpático

El Renault Twingo Electric es prácticamente idéntico a un Twingo con motor de gasolina, diferenciándose por pequeños detalles estéticos: insignias específicas, un paragolpes trasero rediseñado sin tomas de ventilación para el motor, ausencia del tubo de escape… Además, el pack de baterías puede observarse perfectamente si miramos el coche desde el lateral.

Aunque muchos han comparado su diseño con el del exitoso FIAT 500, lo cierto es que las proporciones de uno y otro tienen poco que ver: el Twingo es casi igual de largo (3,61 metros), pero resulta mucho más alto (1,54 metros). Detalles como su amplia distancia entre ejes (2,49 metros), el corto capó, los recortados voladizos y las ruedas situadas en las esquinas delatan su característica disposición mecánica.

Otra diferencia respecto al 500 es su carrocería de cinco puertas, si bien los tiradores traseros están ocultos en el pilar C como ocurre en sus hermanos Clio y ZOE. El portón está realizado íntegramente en vidrio, lo que le da un aspecto más moderno a la trasera. Si bien el Twingo Electric incluye de serie llantas de 15 pulgadas, nuestra unidad se correspondía con la serie especial Vibes, que incorpora de fábrica ruedas de 16 pulgadas.

Es interesante señalar que bajo el capó delantero, que se abre basculando, solo encontramos la batería de 12 voltios, el depósito del agua de los limpiaparabrisas y el depósito del líquido de frenos. Los faros son halógenos con luces diurnas LED, y la carrocería se puede personalizar pintando en distintos colores la parrilla, la rejilla inferior, las bigoteras, los retrovisores y las protecciones de las puertas. También hay disponibles varios vinilos que le dan un toque más desenfadado.

Funcionalidad con un toque juvenil

A pesar de que el habitáculo del Renault Twingo de tercera generación data del año 2014, los años no le pesan frente a otros modelos del segmento A como el SEAT Mii electric. Aunque su salpicadero es sencillo y está realizando íntegramente en plásticos duros, las diferentes piezas que lo conforman están bien ensambladas y transmiten sensación de solidez.

Al igual que ocurre en el exterior, el interior es muy personalizable: Renault propone varias tapicerías y molduras de colores (volante, consola, toberas de aireación laterales, base de la palanca selectora…) para darle un toque más juvenil y desenfadado. Nuestra unidad en concreto combinaba detalles en blanco (consola) y naranja (base de la palanca selectora).

Donde sí se nota que el Twingo III es ya un modelo veterano es en ciertos aspectos ergonómicos, pues los botones del regulador/limitador de velocidad y del modo Eco están situados en una posición demasiado baja; además, no hay asideros en el techo para ninguna plaza. Con todo, se agradece que el climatizador tenga unos controles físicos separados de la pantalla táctil. La instrumentación es sencilla (está formada por un velocímetro analógico y una pantalla monocroma para el ordenador de a bordo) y de fácil lectura.

La habitabilidad es correcta para el tamaño del coche: en las plazas traseras podrán viajar dos adultos de estatura media (1,75 metros) sin que sus rodillas toquen los respaldos delanteros y con cuatro dedos de margen hasta el techo. Al estar homologado para cuatro plazas, la anchura siempre es suficiente. Habría que señalar que las ventanillas de la segunda fila tienen apertura de tipo compás.

El maletero tiene un volumen de 188 litros ampliables a 219 litros si los respaldos traseros adoptan una posición más erguida. Si los abatimos por completo el piso queda completamente plano; por otro lado, el asiento del pasajero puede plegarse por completo hacia delante (sistema «one touch»), lo que permite disponer de un espacio longitudinal de 2,31 metros, suficiente para transportar una estantería «Billy» de IKEA. El acceso al coche es bueno gracias a la elevada altura de su carrocería, algo que también repercute positivamente en la visibilidad frontal.

El sistema multimedia EASY LINK es sencillo e intuitivo. La pantalla táctil de 7 pulgadas incluida de serie tiene una respuesta correcta y resulta suficientemente rápida. Elementos como el navegador y la conexión por Bluetooth, USB, Apple CarPlay y Android Auto son de serie. También se ofrecen diversos servicios (Auto-update para la cartografía, TomTom Traffic, búsqueda mediante Google…).

El Renault Twingo Electric también ofrece la app MY Renault, la cual permite enviar un itinerario al coche (incluyendo las paradas para cargar), continuar un trayecto a pie (navegación puerta a puerta), localizar el vehículo (Find My Car), gestionar y programar la carga, controlar el climatizador, localizar puntos de carga, pagar recargas en estaciones públicas mediante un pass de pago…

Un modelo de concepción urbana

El motor del Renault Twingo Electric rinde 81 CV (60 kW) de potencia y 160 Nm de par, permitiéndole hacer el 0-100 km/h en 12,9 segundos y alcanzar una velocidad punta de 135 km/h. En modo Eco se limitan las prestaciones del coche: a partir de 10 km/h se reduce el par, al superar los 50 km/h la potencia se restringe a 46 CV (34 kW), y la velocidad máxima se sitúa en 100 km/h.

El urbanita francés ofrece una posición de conducción relativamente alta (similar a la de un SUV pequeño), algo especialmente útil en ciudad. Los asientos tienen los reposacabezas integrados y no ofrecen apenas sujeción lateral, algo que notaremos especialmente en carreteras secundarias. A cambio, su diseño plano permite entrar y salir cómodamente del coche.

En vías urbanas el Twingo Electric se mueve como pez en el agua. La suspensión, aún teniendo un tarado tirando a duro, absorbe correctamente las imperfecciones del terreno; la maniobrabilidad es excelente gracias al reducido radio de giro, y el propulsor eléctrico permite salir con rapidez de los semáforos. Este es sin duda el terreno en el que más cómodo se muestra.

Gracias a la presencia del pack de baterías bajo los asientos delanteros, el centro de gravedad es relativamente bajo; además, a esto habría que sumar que, al pesar el motor eléctrico menos que uno térmico, el reparto de pesos también se ve mejorado. Esto queda patente al circular por secundarias, donde sorprende por su agilidad: la dirección es rápida (aunque tiene un tacto artificial), el eje delantero no se ve afectado por el par del motor a la salida de las curvas por ser tracción trasera, y la estabilidad es en todo momento buena.

Durante la toma de contacto que realizamos a finales del año pasado durante la presentación nacional del modelo, notamos que por autopista su dirección se mostraba algo sensible al viento lateral, transmitiendo cierta sensación de flotabilidad y obligando a realizar pequeñas correcciones sobre el volante. En esta ocasión dicho efecto desapareció por completo, probablemente debido al buen tiempo. Si bien la insonorización a alta velocidad no es mala, tiene margen de mejora.

Más allá del modo D estándar, el Twingo Electric ofrece tres modos alternativos que modifican el nivel de retención de la frenada regenerativa: B1, B2 y B3. El primero equivale a circular «a vela», el segundo es idéntico al modo D, y el tercero incrementa la retención al levantar el pie del acelerador; sin embargo, no frena lo suficiente como para permitir la «conducción de un pedal». El eje delantero equipa frenos de disco y el trasero de tambor.

Autonomía suficiente para un uso diario

El Renault Twingo Electric equipa una batería de 21,4 kWh de capacidad útil. El pack cuenta con 96 celdas LG Chem agrupadas en 8 módulos y dispone de refrigeración líquida. Está garantizada durante ocho años o 160.000 km, y permite al coche homologar 190 km WLTP de autonomía en mixto (225 km WLTP en modo Eco) y 270 km WLTP en ciudad.

Durante nuestra prueba realizamos tres tests de autonomía diferentes: uno a 100 km/h (Reto M-40), otro a 120 km/h, y un último en condiciones variadas (circuito mixto). Los resultados obtenidos fueron similares a los que logramos en nuestra primera toma de contacto a pesar de que la unidad que nos cedieron en aquel momento tenía llantas de 15 pulgadas en lugar de 16.

Las tres pruebas se realizaron con el climatizador conectado a 22ºC, con el modo D engranado y con el modo Eco desactivado. El test de 100 km/h tuvo lugar a una temperatura ambiente de 14ºC. Tras recorrer un total de 60,6 km, el nivel de carga pasó del 88% inicial al 49%. La velocidad media se situó en 95,3 km/h, mientras que el consumo fue de 13,8 kWh/100 km. La autonomía en estas condiciones sería de 155 km.

El recorrido a 120 km/h fue de 27,3 km, y lo realizamos a una temperatura ambiente de 16ºC. Partimos con un 51% de batería y llegamos con un 28% restante, resultando el consumo final de 16,8 kWh/100 km. En este caso el alcance se situaría en unos 127 km. El circuito mixto por su parte estuvo integrado por cuatro tramos: ciudad (24,5 km), secundaria (25 km), autopista a 100 km/h (24,5 km) y autopista a 120 km/h (20,5 km).

En este caso iniciamos la marcha con un 79% de batería, bajando a un 22% tras recorrer un total de 93,3 km. La temperatura ambiente durante este test fue de 16,5ºC. El consumo se situó en 13,4 kWh/100 km, mientras que la velocidad media fue de 60,2 km/h. Registramos una autonomía real de 160 km por carga. Como puede verse, en líneas generales nos encontramos ante un modelo bastante eficiente (por ciudad registró un consumo de apenas 10 kWh/100 km, lo que resultaría en un alcance superior a los 200 km).

Aunque no es un vehículo que permita realizar largos viajes (tampoco lo pretende), su autonomía es más que suficiente para cubrir los desplazamientos diarios del grueso de la población europea, que recorre de media poco más de 30 km al día.

Aunque al contrario que la mayor parte de sus rivales no cuenta con carga rápida en corriente continua, el Twingo Electric puede acceder a potencias de 22 kW en corriente alterna (trifásica), una característica única en su categoría. Así, tarda apenas 50 minutos en pasar del 15 al 80%, así como 1 hora y 30 minutos del 0 al 100%.

Precios y equipamiento del Renault Twingo Electric

La gama del Renault Twingo Electric no ha variado desde nuestra toma de contacto inicial, por lo que la mayoría de los datos que recopilamos en aquella ocasión siguen siendo válidos. El modelo está disponible en nuestro mercado con un único acabado, el tope de gama Zen. Sin embargo, también se puede elegir la edición especial Vibes, que incluye una serie de detalles estéticos específicos.

De acuerdo con la página cochesyconcesionarios.com, el precio del Zen es de 19.871 euros, mientras que el Vibes sube a 20.781 euros. Si descontamos las ayudas del Plan MOVES (de hasta 6.500 euros), sus tarifas quedan por debajo de los 13.500 euros, resultando por lo tanto competitivo frente al discontinuado Twingo de gasolina.

El equipamiento del acabado Zen es el siguiente:

  • Exterior: luces diurnas LED, retrovisores y tiradores de las puertas color carrocería, stripping Electric, lunas traseras sobretintadas, alerón, llantas de 15 pulgadas (Altana).
  • Interior: volante de cuero regulable en altura, tapicería mixta cuero-tela, hueco de almacenamiento bajo los asientos traseros, bandeja del maletero, respaldos traseros regulables y abatibles en proporción 50/50, hueco portaobjetos en la consola central, asiento del conductor con regulación en altura, asiento del pasajero abatible «one touch», guantera cerrada, portaobjetos en las puertas traseras.
  • Seguridad: cuatro airbags (frontales y laterales delanteros), aviso de los cinturones de seguridad delanteros, ayuda a la frenada de emergencia SAFE, ABS, regulador/limitador de velocidad, ESP, anclajes ISOFIX traseros.
  • Funcional: sistema multimedia EASY LINK (pantalla táctil de 7 pulgadas, navegador, Pack Sound, conectividad Bluetooth, USB, Android Auto & Apple CarPlay), climatizador automático, cierre centralizado, kit de reparación de neumáticos, preinstalación de alarma, sensores de aparcamiento traseros, cámara de marcha atrás, ordenador de a bordo, sensores de luz y lluvia, elevalunas eléctricos delanteros con el del conductor impulsional, cable de carga tipo 3.

La serie especial Vibes añade a todo esto unas llantas de aleación de 16 pulgadas, colores específicos, insignias y strippings propios, packs de personalización exterior e interior exclusivos y una tapicería mixta cuero-tela de diseño diferente.

La paleta de colores de la terminación Zen está formada por una opción gratuita (Azul Dulce), dos de 220 euros (Blanco Cristal, Amarillo Mango), cuatro de 500 euros (Azul Océano, Blanco Quartz, Gris Cosmos, Negro Brillante) y una de 620 euros (Rojo Deseo). En el caso del Vibes se mantiene la opción gratuita (Azul Dulce), una de 220 euros (Blanco Cristal), tres de 500 euros (Blanco Quartz, Gris Cosmos, Negro Brillante) y una de 620 euros (Naranja Valencia).

Opcionalmente el Zen podrá equipar unas llantas de aleación alternativas de 15 pulgadas (Silver Grey, sin sobrecoste) y otras de 16 pulgadas (Monega, 200 euros) idénticas a las de la serie especial Vibes pero en acabado bitono (plata-negro). Además de la tapicería de serie, el acabado Zen dispondrá de otras tres tapicerías opcionales (negra, roja y amarilla), tres packs de personalización exterior (blanco, rojo y amarillo; 150 euros), dos strippings laterales (Puntos y Cosmic; 200 euros) y tres packs de personalización interior (negro, rojo y amarillo; 150 euros). El Vibes se podrá personalizar con un stripping específico (Wow, 300 euros).

Siendo tanto el acabado Zen como la serie especial Vibes prácticamente full-equip de serie, la lista de equipamiento opcional es reducida: cable de carga tipo 2 (450 euros), alerta por cambio involuntario de carril (200 euros), techo eléctrico de lona (890 euros) y faros antiniebla (170 euros, solo disponibles en el Zen).

Conclusiones

Con un precio de partida relativamente bajo y una autonomía lo suficientemente amplia como para cubrir las necesidades de desplazamiento diarias de la mayoría de potenciales compradores, el Renault Twingo Electric se presenta como uno de los primeros coches eléctricos verdaderamente asequibles del mercado europeo.

Aunque es un modelo enfocado a un uso principalmente urbano, se defiende fuera de dicho entorno, si bien sus puntos fuertes salen a relucir precisamente conduciendo por ciudad, donde su maniobrabilidad de récord y su rápida respuesta lo convierten en un vehículo difícil de batir. Tampoco podemos olvidarnos de la modularidad ofrecida por su interior, que lo hace válido incluso para cargar bultos muy voluminosos.

Si bien su autonomía es inferior a la de rivales como el Dacia Spring (230 km WLTP) o el SEAT Mii electric (260 km WLTP), supera a los FIAT 500 ACTION (180 km WLTP) y Smart EQ forfour (129 km WLTP). Su principal punto débil es la imposibilidad de equipar carga rápida en corriente continua.

En definitiva, nos encontramos ante un urbano coqueto, práctico, maniobrable y eficiente que se convertirá en una alternativa ideal para aquellos que busquen un automóvil de uso diario: el Renault Twingo Electric no pretende sustituir a aquellos modelos que se utilizan para realizar largos viajes en vacaciones, sino a los típicos «segundos» coches que dentro de una unidad familiar se utilizan para ir al trabajo, llevar a los niños al colegio, hacer la compra o realizar recados.

Otros test del Renault Twingo Electric:

Prueba FCE. Reto M-40: test de autonomía a 100 km/h con el Renault Twingo Electric (Vídeo)

Prueba FCE: test de autonomía a 120 km/h con el Renault Twingo Electric (Vídeo)

Prueba FCE. Circuito mixto: test de autonomía real (ciudad, secundaria y autopista) con el Renault Twingo Electric (Vídeo)

Compártelo: