Volvo C40 Recharge: el último «coupé» sueco es un SUV eléctrico con más de 420 kilómetros de autonomía que solo se venderá de forma online

Volvo ha anunciado hoy por todo lo alto que en el año 2030 pasará a fabricar exclusivamente vehículos eléctricos. Hakan Samuelsson, director ejecutivo de la firma sueca, ha declarado que los automóviles térmicos son un negocio en declive y que tiene mucho más sentido invertir en el coche eléctrico, que es el futuro.

Esta apuesta será en exclusiva por los modelos a baterías, pues Volvo no se plantea desarrollar vehículos de hidrógeno debido a su baja demanda. Por otro lado, la firma ha confirmado que sus coches eléctricos solo podrán comprarse en su página web: para el año 2030, su modelo de ventas habrá pasado a ser 100% online. Esto no supondrá ningún cierre en su actual red de distribución, que se irá adaptando a lo largo de la década a este nuevo enfoque.

Estos anuncios han venido acompañados por la presentación de un nuevo modelo: el C40 Recharge, que se convertirá en el segundo vehículo 100% eléctrico de la marca escandinava. Al contrario que el XC40, que está disponible con motorizaciones térmicas, híbridas enchufables y eléctricas, el C40 se comercializará exclusivamente con este último tipo de tren motriz.

Concebido como una versión «coupé» del XC40 Recharge, el nuevo C40 Recharge se desmarca de su hermano principalmente en su línea lateral y en la trasera: la línea del techo termina en un spoiler con dos peculiares «jorobas», la luneta trasera está mucho más inclinada, los pilotos recorren verticalmente todo el pilar C para después «morder» horizontalmente el portón, y la zaga está coronada por un pequeño alerón.

Aunque el frente es la zona más similar al XC40 Recharge, del que toma su parrilla cegada, las ópticas tienen unas formas ligeramente diferentes. Por dentro tampoco encontramos demasiados cambios, siendo el aspecto más destacado el uso del sistema operativo Android Automotive OS, que ya podemos encontrar tanto en el XC40 Recharge como en el Polestar 2. Además, será el primer Volvo que prescindirá por completo de las tapicerías de cuero, lo que lo hará más sostenible, agilizará su producción y simplificará su gama.

Por el momento solo se ha presentado la versión tope de gama P8 AWD, dotada de dos motores eléctricos (uno por eje, lo que le da tracción total) capaces de entregar una potencia total combinada de 408 CV y un par máximo de 660 Nm. Su batería de 78 kWh le proporciona una autonomía de 420 km WLTP (ligeramente por encima del XC40 Recharge P8 AWD, que se queda en 418 km WLTP), si bien Volvo confirma que mediante futuras actualizaciones OTA el alcance del vehículo podría incrementarse. En cuanto a la carga, será capaz de acceder a potencias de 150 kW en corriente continua (80% en 40 minutos).

El Volvo C40 Recharge comenzará a producirse el próximo otoño en Gante (Bélgica) y posiblemente sea algo más caro que el XC40 Recharge equivalente, que en su variante P8 AWD parte de 52.286 euros antes de ayudas. Como hemos indicado al comienzo del artículo, el nuevo modelo eléctrico de Volvo se comercializará exclusivamente de forma online.

Compártelo: