Alerta IEA: La recuperación económica post-coronavirus disparará las emisiones de CO2

A medida que el mundo entra en un segundo año de la pandemia de Covid-19 el último estudio de Revisión Global de Energía anual, evalúa la dirección que la demanda de energía y las emisiones de dióxido de carbono están tomando en 2021.

Según la IEA (Agencia Internacional de la Energía) los últimos datos estadísticos y el análisis en tiempo real confirman las estimaciones iniciales para la demanda de energía y las emisiones de CO2.

Al mismo tiempo estas proporcionan información sobre cómo la actividad económica y el uso de energía se están recuperando en países de todo el mundo, y lo que esto significa para las emisiones globales.

Recuperación económica y de emisiones

La aceleración del despliegue de las vacunas contra Covid-19 en muchas economías importantes y las respuestas fiscales generalizadas a la crisis económica, están impulsando las perspectivas de crecimiento económico y llevando a un rebote en la demanda de energía en 2021.

El informe de la IEA explora si el rebote de la actividad corre el riesgo de empujar las emisiones de CO2 a un nuevo máximo y en qué medida las nuevas políticas, dirigidas a una recuperación sostenible son capaces de frenar un rebote en las emisiones.

El ritmo de lanzamiento de vacunas a nivel mundial, la posible aparición de nuevas variantes del virus Covid-19 , el tamaño y la eficacia de las medidas de estímulo económico representan incertidumbres importantes para las perspectivas.

Por lo tanto, este análisis no sólo traza un posible camino para el uso de energía y las emisiones de CO2 en 2021, sino que también destaca los muchos factores que podrían conducir a resultados diferentes.

Aumento de la demanda

La recuperación económica traerá consigo un nuevo ascenso de las emisiones de gases efecto invernadero. Se espera que la demanda general de energía aumente un 4,6% este año en comparación con 2020 y un 0,5% por ciento en comparación con 2019, según la Revisión Global de Energía 2021 de la AIE. 

El estudio predice que la demanda de combustibles fósiles salte a un punto donde las emisiones aumenten casi un 5% este mismo año. Esto implica un 80% de la disminución de emisiones reportada en 2020.

En declaraciones recogidas por AFP del director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol, remarca que «esta es una advertencia terrible de que la recuperación económica de la crisis de COVID es actualmente cualquier cosa menos sostenible para nuestro clima«.

El problema además tienen una doble vertiente, puesto que gran parte del aumento de emisiones se realizará mediante combustibles fósiles.

El informe prevé que la demanda de carbón aumente en un 4,5%, trayendo consigo un aumento de las emisiones de casi un 5%, o hasta las 1.500 Mt. Todo esto tendiendo en cuenta que el año pasado vivimos una disminución del 80%.

No todo son malas noticias

Ante las malas noticias de las previsiones, cabe un rayo de luz que aporta esperanza de cara al futuro. La transición ecológica de las fuentes de producción han producido que la demanda de energía renovable aumente en el futuro en todos los sectores durante 2021.

En términos de potencia, se producirá un aumento mayor. El estudio pronostica un crecimiento de más del 8%. Este sería «el mayor crecimiento interanual registrado en términos absolutos«, según confirman los autores del informe.

La mayor contribución a ese crecimiento provendrá de la energía solar y eólica, que están en camino de su mayor aumento anual en la historia. Se proyecta que la generación de electricidad a partir del viento crezca en 275 teravatios-hora, o alrededor del 17%, con respecto al año pasado.

Se espera que la generación de electricidad a partir de energía solar fotovoltaica aumente en 145 teravatios-hora, casi un 18% más que el año pasado. Su producción combinada está en camino de alcanzar más de 2 800 teravatios-hora en 2021.

Las energías renovables proporcionarán el 30% de la generación de electricidad en todo el mundo en 2021, su mayor proporción de la combinación de energía desde el comienzo de la Revolución Industrial y un aumento de menos del 27% en 2019.

Se espera que China represente casi la mitad del aumento mundial de la generación de electricidad a partir de energías renovables, seguida por los Estados Unidos, la Unión Europea y la India.

Fuente | IEA

Compártelo: