Hasta 200 km de autonomía y solo 9.999 euros. Así es el el coche eléctrico más barato de Europa

Desde hace un tiempo estamos siguiendo con atención como los fabricantes chinos de coches eléctricos han tomado una ruta diferente a los occidentales. Estos han apostado también por los modelos de bajo coste, y el resultado es un éxito de ventas. Ahora el fabricante lituano Dartz quiere aplicar este modelo en Europa con el inicio de las ventas del Freze Nikrob. La versión europea del chino Wuling Hongguang MINI.

Una de las principales diferencias respecto a otros importadores o fabricantes asiáticos, es que Dartz ha optado por comprar los coches desmontados en China, y los vuelve a ensamblar en su fábrica de Lituania. Algo que le permite reducir algo el coste arancelario en un movimiento similar el realizado en su momento por Tesla con el Model S en su llegada a nuestro mercado.

Una propuesta sencilla en cuanto a diseño, aunque según los análisis de los que han podido probarlo está un peldaño por encima de lo que estamos acostumbrados a ver en los eléctrico de bajo coste. Un modelo con tres puertas, cuatro plazas, pero apenas 2.9 metros de largo. Ideal para movernos por la ciudad.

En el plano mecánico, el FreZe Nikrob cuenta con un sencillo motor de 13 kW (18 CV) que le permiten alcanzar una velocidad máxima de 100 km/h. Por su parte la batería podrá contar con dos capacidades. Una básica con 9.2 kWh, y un pack de 13.8 kWh, que según el fabricante le permiten lograr una autonomía de 200 kilómetros. Cifra de las que desconocemos bajo que ciclo se ha logrado pero que entendemos que ha sido bajo el NEDC que se usa todavía en China, que debería rondar los 160 o 170 km bajo el WLTP.

Lo mejor de todo es que esta propuesta ya está a la venta en Europa, y lo ha hecho con un precio de 9.999 euros en su versión más económica, mientras que la más equipada y dotada de la batería de más capacidad llega a los 14.999 euros. Precios antes de ayudas públicas.

Un modelo que ya está disponible para su compra en determinados mercados, y que se puede convertir en una buena alternativa para aplicaciones como el car sharing o los servicios de entrega de última milla. Una alternativa de bajo coste que aplicando las ayudas de cada mercado puede colocarse como una opción interesante incluso para los que busquen un eléctrico de reducidas dimensiones, con un nivel de acabados mínimamente digno, y un precio muy contenido.

Relacionadas | Ciclomotores eléctricos por menos de 700 euros. Así está logrando la India electrificar su movilidad

Compártelo: