Este avión eléctrico tiene más de 900 kilómetros de autonomía y baterías de OXIS Energy

La startup norteamericana Bye Aerospace, ha presentado el eFlyer 800. Un avión eléctrico que quiere posicionarse como una alternativa viable en el sector de los aviones privados. Una opción de cero emisiones que cuenta sobre el papel con todo lo necesario para triunfar.

Se trata de un turbohélice de ocho plazas que además de por su propulsión eléctrica, destacará por un elevado número de tecnologías de vanguardia que permitirán poner en el mercado un modelo eficiente, con bajos costes operativos, pero también extremadamente seguro. Una propuesta que además ya está aceptando reservas que han tenido un aceptación superior a lo esperado cubriendo toda la producción inicial.

Cuenta con dos motores que a su vez disponen de dos bobinados redundantes. Estos serán fabricados por la compañía francesa Safran Electrica. De momento no se ha desvelado la potencia de este modelo, aunque desde la empresa han indicado que tienen capacidad para fabricar motores con potencias de entre 50 y 500 kW, con un elevado nivel de eficiencia y seguridad.

Un sistema que le permite alcanzar una velocidad de crucero de 320 nudos (592 km/h). La batería por su parte es un elemento crucial en este tipo de vehículos. En este caso Bye Aerospace está trabajando con la británica OXIS Energy, para poder utilizar sus celdas de litio-azufre capaces de ofrecer una elevada densidad energética. Un punto clave para un avión eléctrico donde podrán beneficiarse de los más de 450 Wh/kg de este tipo de baterías.

Y es que además de una alimentación fiable, las baterías en estas primeras fases también deberán ser extremadamente fiables en cuanto a la energía a ofrecer. Es por eso que desde la compañía han optado por un sistema con cuádruple redundancia.

En total el prototipo presentado dispone de una autonomía de 500 millas náuticas (926 km) con una reserva de emergencia adicional de 45 minutos de vuelo. Todo para dotar al producto de la máxima confianza de cara a los primeros clientes, y primeros vuelos.

Algo en lo que también ayudarán las características adicionales, como un sistema de aterrizaje automático de emergencia, un algoritmo inteligente que garantiza la protección de la envolvente, detección de terreno y enrutamiento para el aterrizaje automático de emergencia. También contará con posibilidades de añadir paneles fotovoltaicos además de poder moverse por la pista mediante un motor en las ruedas y sin duda la medida estrella para terminar de convencer a los más escépticos de un vuelo a baterías, un paracaídas para todo el avión en caso de fallo técnico.

Por lo demás, el avión cuenta con una capacidad de carga útil máxima de 699 kilos, espacio para siete pasajeros más uno o dos pilotos, una velocidad de ascenso de 3.400 pies por minuto, y una altura máxima de 35.000 pies.

Un avión que vende su propuesta con la idea de que sus costes operativos serán mucho menores que un modelos convencional. Tanto que sus diseñadores han indicado que puede ser hasta un 80% menos que un modelo de similares características. Aspecto sin duda clave que culmina una iniciativa que al menos sobre el papel, lo tiene todo para triunfar.

Algo que parece tener asegurado ya que la primera fase de reservas en Estados Unidos ha sido totalmente completada, y ahora esperan poder abrirla también en Europa este año, aunque de momento no han dado fechas estimadas del inicio de unos vuelos que no deberían irse más allá de 2022 o 2023.

Relacionadas | 270 km/h y 400 km de autonomía. Así serán los primeros aviones eléctricos de UPS que llegarán en 2024

Fuente | Byeaerospace

Compártelo: