Cómo los coches eléctricos de 3.500 euros están movilizando la China rural

Casi siempre que hablamos del coche eléctrico, solemos hacerlo desde el punto de vista de las grandes ciudades. Uno de los entornos que mayor beneficio pueden sacar a la ausencia de emisiones, y también a la mayor concentración de personas y vehículos que favorece la expansión de las redes de recarga. Pero en China ya están comenzando una nueva fase, y esta supone el llevar la movilidad eléctrica a las zonas rurales de la mano de los coches eléctricos de bajo coste.

Durante el Salón del Automóvil de Shanghái estamos viendo una verdadera avalancha de nuevos modelos eléctricos. Una oferta muy heterogénea formada por propuestas premium y de gran autonomía, pero también una gran representación de los coches que están movilizando a los chinos fuera también de las grandes ciudades.

El mejor ejemplo de esto es el ya famoso Wuling Hong Guang Mini EV, que ha logrado convertirse en todo un fenómeno al conseguir vender 270.000 unidades en 270 días desde su lanzamiento. Todo un récord que le ha colocado en lo más alto de las listas de ventas.

La clave ha sido no sólo su bajo precio, que sin duda es uno de sus principales atractivos. Por apenas 3.500 euros al cambio, con las ayudas públicas, son cada vez más las familias de la china rural los que están electrificando sus desplazamientos diarios.

Pero además el Hong Guang a pesar de ser un modelo de solo 2.9 metros de largo, cuenta con espacio para cuatro ocupantes. Un dato clave. También que su recarga puede hacerse fácilmente sin necesidad de una toma específica, y completan el conjunto una autonomía de 120 kilómetros, suficiente para el día a día de muchas familias.

La popularidad del Hong Guang no solo no se está reduciendo después del impacto inicial después de su lanzamiento a principios de 2020. En los tres primeros meses del año se han vendido 72.498 unidades. Algo que se traduce en unas 800 unidades al día.

ORA R1

Pero la oferta no se limita al pequeño Hong Guan. Por ejemplo, otro de los que están logrando una buena acogida es el ORA R1. Un urbano dotado de un atractivo diseño que según la presa china, ha logrado hacerse un hueco entre el público femenino que vive en las zonas rurales, y que han encontrado en esta propuesta una forma asequible de moverse.

Una electrificación acelerada por la pandemia y las fuertes ayudas públicas, que buscan convertir a China en una potencia en la producción de coches eléctricos. Una industria que se está apoyando en los modelos de bajo coste para financiar sus proyectos de expansión, y que han encontrado un filón en los coches por debajo de los 100.000 yuanes, o 12.000 euros al cambio, que ya representan un 25% del total de ventas de eléctricos en el gigante asiático.

El coche eléctrico barato de Xiaomi podría partir de los 12.500 euros

Una ola que va creciendo y que ahora ha puesto sus miradas en la clase media urbana que se lanzará a por las propuestas de los grandes grupos, como Toyota o Volkswagen, que están poniendo a la venta una cada vez más amplia gama de coches eléctricos con unos precios menos contenidos y más cercanos a los que pagamos en occidente.

Un mercado muy jugoso que solo este año supondrá la matriculación de unos 5 millones de coches eléctricos en China, donde como vemos la estrategia de los fabricante ha sido diferente a la nuestra, atacando primero el mercado de volumen para ir paulatinamente aumentando la presencia de propuestas de mayor coste.

Relacionadas | Nos comen los chinos. El Zhiji L7 es un coche eléctrico con 118 kWh, 1.000 km de autonomía, recarga inalámbrica…

Compártelo: