El hidrógeno no tiene futuro en la mayoría de los proyectos actuales. Transporte, climatización…etc

En los últimos meses estamos viendo una verdadera avalancha de proyectos relacionados con el hidrógeno, principalmente en proyectos respaldados por los fondos europeos. Unas iniciativas que abarcan toda clase de sectores y que quieren hacerse un hueco en aspectos como el uso de vehículos a hidrógeno para el transporte, para la climatización de viviendas o para industria. Pero para muchos este sistema no será viable y muy posiblemente muchos terminen en fracaso y en un elevado coste para las arcas públicas sin apenas retorno.

Es el caso de Juan González de la Cámara, fundador y CEO de la compañía Tser Energía, que ha publicado un interesante artículo donde desgrana las razones por las cuales el hidrógeno no tiene futuro en muchos de los sectores donde se están buscando captar decenas de miles de millones al calor de los fondos de recuperación europea.

Cuando presento el proyecto de Comunidad Energética Local SEBA (Sol, Eólica, Baterías y Amoniaco), mucha gente me pregunta el motivo del empleo del Amoniaco y no del Hidrógeno, como vector energético de energía, por lo que creo necesario expresar mi opinión al respecto

El Hidrógeno Verde (no tienen sentido otros colores: negro, gris, marrón y azul) se produce en un electrolizador con electricidad y agua, pero el USO en la mayoría de los proyectos actuales no tienen futuro: Ni en el sector del Transporte, ni en el sector del Calor. El Hidrógeno Verde tiene sentido en los proyectos que lo usan como materia prima de la industria H2Química que sustituirá a la industria petroquímica.

En el sector del Transporte y concretamente en el terrestre, podemos ver la imagen inferior de la eficiencia de los distintos motores. Las columnas muestran distintos motores: batería, hidrógeno, diésel sintético y gasolina sintética. Por ejemplo para la primera columna y partiendo de electricidad 100% renovable, obtenemos una eficiencia del 77% de la energía suministrada. La comparación de la eficiencia final de los distintos motores es indudablemente demoledora.

Normalmente te dicen que el hidrógeno se usará en el transporte terrestre pesado, pero ni eso: Tesla sacará este año 2021 el camión SEMI con 40 Tm de carga y 1.000 Km de autonomía, por lo que los vehículos pesados de hidrógeno (camiones o autobuses) no podrán competir con los vehículos a batería.

Recordemos que las baterías, año a año, tienen una mayor densidad de energía, y un menor precio. Ni siquiera tendrá sentido en el sector ferroviario. Los trenes en trayectos no electrificados podrán funcionar a baterías.

Tengo mis dudas que el transporte aéreo y marítimo de grandes recorridos pueda electrificarse. Solo indicar que ya se están probando motores de combustión de amoniaco que sólo emiten agua y nitrógeno.

En el sector del calor, tanto residencial como industrial, tampoco tiene sentido el uso del hidrógeno, ni sólo, ni mezclado con Gas Natural. Existen una serie de dispositivos eléctricos, con distintos grados de madurez tecnológica, que permiten obtener el calor y la temperatura necesaria en los principales sectores residenciales e industriales.

Las bombas de calor (aerotermia y geotermia) están establecidas en la industria y en las casas, proporcionando una temperatura menor de 100 grados centígrados, pero ya se están diseñando para llegar hasta los 400 grados, con una eficiencia entre 2 y 5 COP, es decir, que en una bomba de calor con COP 3, cada kWh de electricidad entrega 3 kW térmicos, cumpliendo las leyes de la Termodinámica, ya que su intercambio energético lo hace con el aire (aerotermia) o con el suelo (geotermia).

Para el sector residencial, las bombas de calor no tienen competencia en cuanto a eficiencia: La climatización (frio y calor) y el ACS (agua caliente) debería tener un proceso de transición que suponga la eliminación del gas en las casas.

El conjunto de dispositivos eléctricos y temperaturas alcanzadas para el sector industrial son: la recompresión mecánica de vapor (MVR), con temperaturas de hasta 400º, se utiliza principalmente en procesos industriales de evaporación y destilación.

Calderas eléctricas, calentadores de infrarrojos, calentadores de microondas y radiofrecuencia, hornos de inducción, hornos de resistencias, hornos de arco eléctrico, tecnología de plasma, son dispositivos y tecnologías que permiten obtener todo el calor necesario para los principales sectores industriales, y con temperaturas que sobrepasan los 1.000º centígrados.

Los proyectos de hidrógeno con su uso en los sectores del transporte y del calor están abocados al fracaso por la competencia de la electricidad directa.

Recordemos el sector actual del Amoniaco:

  • Mercado mundial de 180 Mtm: el 85% se usa en fertilizantes.
  •  Actualmente se produce principalmente con Gas Natural + Aire por el proceso de reformado de
    vapor que es altamente contaminante.
  • Tiene una densidad de energía por volumen mayor que el Hidrógeno.
  •  Fácil de almacenar y transportar: Líquido con una presión de 11,72 bares o a una temperatura de
    33 grados bajo cero.

La creación de una planta de Amoniaco, creado a partir de electricidad, agua y aire, en la Comunidad SEBA atiende a varios objetivos:

  • Se alimenta de la Energía Tser que es la energía eléctrica renovable que sobra (vertidos)
    en la comunidad.
  • Crea riqueza en el mundo rural que es el principal usuario de las Comunidades SEBA.
  • Permite la producción y el uso de Fertilizantes en el medio rural.
  • Con la inclusión de un Generador de Amoniaco, permite el desarrollo de Comunidades
    Energéticas Aisladas de la Red Eléctrica.

La conclusión es que un pueblo puede tener su Comunidad Energética Local SEBA, dotada de un sistema de energía 100% renovable con elementos de generación y almacenamiento basados en sol, eólica, baterías y su fábrica de amoniaco.

Un artículo de Juan González de la Cámara.

Compártelo: