Este fabricante chino lleva invertidos 72.000 millones de euros en sus coches eléctricos, y de momento no ha vendido ni una unidad

La fiebre por el coche eléctrico ha llevado al gigante chino Evergrande a crear una división dedicada al diseño, producción y venta de coches eléctricos. Una iniciativa que ha logrado captar decenas de miles de millones de euros, superando incluso en capitalización bursátil a Ford o General Motors. Pero a pesar de su enorme inversión, de momento Evergrande no ha vendido ni un solo coche.

Estos días la división de la compañía está siendo noticia por su masiva presencia en el Salón del Automóvil de Shanghái. Todo gracias a un enorme stand donde muestra hasta 10 coches eléctricos diferentes,  que hace sombra a sus vecinos de BMW.

Como recordamos, Evergrande es el mayor promotor inmobiliario de China, desde donde se ha diversificado en los últimos años a sectores tan variados como los clubes de fútbol, los productos sanitarios, turismo…etc. Ahora también los coches eléctricos donde el pasado año anunciaron un plan de inversiones de 20.000 millones de euros en la producción de un millón de coches eléctricos y la producción de 500 GWh de baterías por año en China.

Precisamente este movimiento les ha servido para convertirse en un verdadero furor en la bolsa de Hong Kong, donde subido a la ola de la fiebre inversionista en el coche eléctrico lograron que la división de coches aumentase su valor un 1.000% en apenas 12 meses, llevando su capitalización hasta los 72.000 millones de euros.

Pero a pesar del enorme flujo de capital, Evergrande ha ido aplazando el inicio de la producción de sus primeros modelos, preocupados por aspectos como la dificultad de escalada de la producción y los pequeños márgenes en los inicios. Algo que ha supuesto un retraso importante y que ha elevado la preocupación de los inversores. Algo que ha aumentado después de la última presentación de resultados donde las pérdidas han aumentado un 67%.

Ante este panorama desde la dirección han tenido que salir para apagar el incendio, y han confirmado que comenzarán con la producción piloto a finales de este año. Algo que de nuevo sería un retraso ya que los planes anteriores marcaban el mes de septiembre como fecha para este momento.

Como es de esperar, esto supondrá un efecto arrastre que significa que salvo sorpresa, no podrán llegar a cumplir con los objetivos de lograr una producción anual de entre 500.000 a 1 millón de coches eléctricos para marzo de 2022. Unas cifras que se irán nada menos que hasta 2025. La compañía emitió un nuevo pronóstico a largo plazo, buscando tranquilizar a los inversores, y donde se establece que para 2035 estarán sacando adelante 5 millones de coches eléctricos al año. Algo que supondría superar de largo por ejemplo las 3.85 millones de unidades que ha vendido Volkswagen en el mercado chino el pasado año.

Los analistas desconfían

A la vista de todo esto, cualquier experto sacará las mismas conclusiones. Por ejemplo, el analista de la consultora Automobility de Shanghái, Buill Russo, ha indicado que «Evergrande es una empresa extraña. Han invertido mucho dinero en algo realmente no ha tenido ningún retorno, además están entrando en una industria en la que tienen un conocimiento muy limitado. Y no estoy seguro de que tengan la ventaja tecnológica de Nio o Xpeng«

A esto podemos añadir factores como que todavía no tienen una fábrica levantada, solo unas instalaciones donde se está llevando la maquinaria pero todavía no se está instalando. También extraña la decisión de externalizar todo el proceso de desarrollo de sus vehículos. Una estrategia muy extraña en la industria del automóvil, pero que parece podría ser la tendencia entre los nuevos aspirante a hacerse un hueco.

Y es que Evergrande está trabajando con Magna para el diseño de sus vehículos. Un movimiento que según los rumores también estaría haciendo otro gigante, pero esta vez norteamericano pero también llegado de un sector totalmente diferente. Hablamos de Apple.

También podemos añadir a la forma diferente de acercarse de Evergrande el preparar una gama que abarcará prácticamente desde el principio diferentes segmentos. Desde SUV, berlinas, monovolúmenes, y así hasta 10 modelos diferentes. Una verdadera locura si vemos como han comenzado todas las demás marcas, con uno o dos modelos como mucho.

Ahora la pregunta es si Evergrande logrará llegar al mercado y convertirse en la alternativa a los grandes grupos dentro del sector del coche eléctrico, o estamos ante una gigantesca burbuja que explotará antes de lograr tocar tierra.

Relacionadas | Benteler presenta su plataforma para coches eléctricos, que será usada inicialmente por Pininfarina y Evergrande

Compártelo: