Francia aprueba la ayuda de 2.500 euros para la compra de bicicletas eléctricas a cambio de achatarrar un coche diésel o gasolina

La Asamblea Nacional de Francia acaba de aprobar una ambiciosa e importante medida que busca la reducción de las emisiones contaminantes. Y no se trata de más ayudas a la compra de coches eléctricos, que en Francia pueden llegar a los 10.000 euros. En este caso los legisladores galos han puesto el punto de vista en un medio de transporte clave para lograr cumplir con los objetivos climáticos. Las bicicletas eléctricas.

Gracias a esta medida, aquellos propietarios de un coche con motor de combustión, podrán entregarlo para su achatarramiento y reciclaje y recibirán 2.500 euros para la compra de una bici eléctrica. Un movimiento único en el mundo que busca reducir las emisiones de efecto invernadero en un 40% en 2030 desde los niveles de 1990.

Según Olivier Schneider de la Federación de Usuarios de Bicicletas de Francia (FUB): «Por primera vez se reconoce que la solución no es hacer solo que los automóviles sean más ecológicos, sino simplemente reducir su número«

Desde la FUB se ha indicado que «No debería haber programas de desguace de automóviles en los planes de recuperación y climáticos que no incluyan la opción de compra de bicicletas. La Asamblea francesa dejó en claro que las bicicletas eléctricas y las bicicletas de carga deben ser compatibles como reemplazos de vehículos «.

Con las bicicletas eléctricas se logra que los usuarios menos entusiastas y que solo busquen un medio de transporte, no se desanimen a las primeras de cambio ya que el apoyo del motor reducirá el esfuerzo, y además podrán llegar más rápido que sin este.

Peugeot eC01 Crossover. Una nueva bicicleta eléctrica con hasta 120 km de autonomía

Pero los beneficios de pasarse a las bicicletas eléctricas no terminan ahí. Son ya varios los estudios que ponen sobre la mesa que incluso contando con un motor que nos ayude, los modelos eléctricos son beneficiosos para la salud de sus usuarios. Y es que aunque el esfuerzo se reduzca de forma importante, este será mucho mayor que el realizado en el desplazamiento en coche. Incluso muchos ciclistas se animan a reducir el apoyo del motor en algunos tramos para ejercitarse algo más. Principalmente en el trayecto de vuelta a casa cuando el sudor no es un problema.

Una ambiciosa legislación que sin duda marcará un punto de inflexión como ejemplo para otros países que buscan reducir las emisiones contaminantes, pero que centran demasiado sus esfuerzos de promoción o ayudas en coches o camiones eléctricos, dejando de lado una herramienta clave para lograr acelerar la reducción de emisiones contaminantes.

Relacionadas

Compártelo: