LG anuncia que abandona la fabricación de móviles para centrarse en sectores como el coche eléctrico

Hace unos días el fabricante coreano LG anunciaba que abandonaba la producción de teléfonos móviles. Una decisión motivada por la pérdida de competitividad en el sector, y la búsqueda de centrarse en otros nichos más rentables. Ahora el máximo responsable de la compañía ha confirmado que el objetivo es reforzar áreas como el de la producción de componentes para coches eléctricos.

El comunicado indica que el objetivo es aprovechar toda la experiencia acumulada en los últimos años para aplicarlo en la automoción, y de esa forma desarrollar componentes para vehículos eléctricos, dispositivos conectados, hogares inteligentes, robótica, inteligencia artificial y soluciones de empresa a empresa, así como plataformas y servicios.

Esta decisión sin duda es positiva para el sector del vehículo eléctrico, que verá como uno de los grandes protagonistas en apartados como la producción de baterías acelerará sus inversiones para atender una demanda que amenaza con superar la capacidad de producción.

Uno de los primeros pasos podría beneficiar a España. Y es que desde hace algunos meses hay rumores de que un fabricante asiático quiere hacerse con la fábrica de Nissan en Barcelona, que recordamos cerrará a finales de este año y que se transformará en una gran planta de producción de baterías para el mercado europeo. Uno de los epicentros de la expansión del coche eléctrico.

Una posibilidad que el propio el presidente ejecutivo de LG Chem, Hak Cheol Shin, alimentó recientemente indicando que estaban en conversaciones con un «par» de fabricantes de automóviles para crear empresas conjuntas para producir baterías para coches eléctricos en Europa, que se sumarían a las puestas en marcha con General Motors y Geely.

Una fábrica que de confirmarse, se rumorea que tendrá una capacidad anual máxima de 500.000 baterías, lo que supondrá alcanzar al menos una producción de 30 GWh cada año.

Relacionadas | Explota la guerra entre LG Chem y SK Innovation que amenaza la producción de baterías para coches eléctricos en Estados Unidos y Europa

Compártelo: