Nissan LEAF e+ vs Volkswagen ID.3 Pro: dos compactos eléctricos con baterías de 62 kWh. Analizamos sus precios, autonomías y versiones

Cuando diseñó el ID.3, Volkswagen era consciente de que, al igual que el superventas Golf, su nuevo compacto eléctrico tendría que ser capaz de adaptarse a un amplio abanico de compradores. No en vano, el segmento C es con diferencia una de las categorías más importantes del mercado europeo. Por ello, la firma alemana decidió dotarlo de una completa gama de variantes mecánicas.

A falta de la la versión de acceso Pure (126 CV, 45 kWh útiles), que llegará más adelante, el ID.3 se ofrece en nuestro país en cuatro versiones: Pure Performance (150 CV, 45 kWh útiles), Pro (145 CV, 58 kWh útiles), Pro Performance (204 CV, 58 kWh útiles) y Pro S (204 CV, 77 kWh útiles). Mientras que el ID.3 Pure se constituye como la opción ideal para un uso urbano y el ID.3 Pro S está más enfocado a los viajes de larga distancia, el ID.3 Pro podría considerarse como la alternativa más polivalente y equilibrada de la gama.

Actualmente hay pocos compactos eléctricos a la venta en España además del Volkswagen ID.3: el nuevo Citroën ë-C4 (136 CV, 50 kWh brutos) y el veterano Nissan LEAF. Este último está disponible en dos versiones, la estándar (150 CV, 40 kWh brutos) y la e+ (218 CV, 62 kWh brutos). Mientras que los ë-C4 y LEAF estándar podrían considerarse rivales del ID.3 Pure Performance, el único competidor directo del ID.3 Pro Performance es el LEAF e+.

El LEAF (4,48 metros) es notablemente más largo que el ID.3 (4,26 metros), algo que repercute en la capacidad de su maletero (420 litros contra 385 litros). Su configuración mecánica también es bastante diferente a pesar de que sus prestaciones son muy similares: el Nissan (218 CV, 340 Nm, 0 a 100 km/h en 7,3 segundos, velocidad punta de 157 km/h) es tracción delantera, mientras que el Volkswagen (204 CV, 310 Nm, 0 a 100 km/h en 7,3 segundos, velocidad punta de 160 km/h) es trasera.

Aunque sus packs de baterías tienen capacidades casi idénticas (62 kWh brutos y 56 kWh útiles en el Nissan, 62 kWh brutos y 58 kWh útiles en el Volkswagen), la propuesta de uno y otro tiene poco que ver entre sí una vez profundizamos en los aspectos técnicos. Para empezar, el pack del LEAF no tiene ningún sistema de refrigeración activa, mientras que el del Volkswagen dispone de refrigeración por líquido.

La autonomía homologada por el Nissan es de 385 km WLTP, mientras que el Volkswagen llega a los 425 km WLTP. Algo similar ocurre con la carga: aunque tanto uno como otro pueden acceder a potencias de 100 kW en corriente continua, el LEAF e+ tiene una toma CHAdeMO (estándar japonés), mientras que el ID. Pro Performance apuesta por un conector CCS Combo 2 (estándar europeo). En corriente alterna el Nissan está limitado a 6,6 kW, mientras que el Volkswagen llega a 7,2 kW.

Ambos están disponibles con cuatro acabados: Acenta (35.548 euros), N-Connecta (36.810 euros), 10th Anniversary (38.716 euros) y Tekna (39.475 euros) en el Nissan; Pro (32.874 euros), Life (34.594 euros), Business (37.860 euros) y Max (42.474 euros) en el Volkswagen. Estas tarifas no incluyen descuentos por financiación.

Nota: precios extraídos de cochesyconcesionarios.com

Relacionadas | Citroën ë-C4 vs Volkswagen ID.3 Pure: ¿qué compacto eléctrico es mejor compra? Analizamos sus precios, autonomías y equipamientos

Compártelo: