7 Euros por hora de conducción autónoma. Así es el pago por uso de Volkswagen

Volkswagen está pisando a fondo el acelerador de la transformación hacia el coche eléctrico y digital, para recuperar el tiempo perdido frente a los líderes del sector. En una lucha por la supervivencia y la supremacía futura en el sector automotriz. Los alemanes son, junto a Ford, los principales accionistas de la startup Argo AI dedicada al desarrollo de la conducción autónoma.

Tras la información avanzada por FCE, el Grupo Volkswagen Commercial Vehicles ha anunciado que pronto comenzará a probar la tecnología de Argo AI con una serie de prototipos basados en la furgoneta ID. Buzz.

Siguiendo una vez más la estela de Tesla, Herbert Diess, máximo responsable del grupo teutón, está pensando en apuntarse al negocio de los pagos por uso y servicios de suscripción utilizando a sus coches eléctricos como plataformas de oferta de productos y servicios.

Modelo de suscripción

Mientras que Tesla está a punto de lanzar sus sistema de conducción autónoma total conocido como FSD, Volkswagen piensa hacer exactamente los mismo ‘alquilando’ sus sistemas de asistencia al conductor.

La opción preferidla para los alemanes pasa por permitir a los conductores pagar por cuánto usan el sistema y no pagar una suma elevada como ocurre ahora con los 7.500 euros que pide Tesla por disponer de esta tecnología.

En una reciente entrevista concedida al medio Top Gear el jefe de ventas y marketing de VW, Klaus Zellmer, considera que la dirección del grupo está planeando construir cada vehículo con todo el hardware necesario para la conducción autónoma.

De esta forma, cada cliente puede tener la opción de ‘alquilar’ por momentos las diferentes tecnologías ofrecidas por los vehículos, en función de sus necesidades. Esto choca con la estrategia llevada hasta ahora por Tesla que obliga a realizar un desembolso por funcionalidades futuras, que a veces, tardan en hacerse realidad.

7 euros la hora vía OTA

A través de servicios OTA (por el aire de forma telemática) «se permite el acceso al sistema operativo de un automóvil. Este es un aspecto interesante para las funciones bajo demanda«, explica Klaus.

Según el jefe de marketing de Volkswagen, «si por casualidad compra un automóvil y no estabas convencido de que necesitaba un modo de conducción autónoma en ese momento, pero luego decides que te encantaría tenerlo, podemos encenderlo. Pero también podemos apagarlo si el próximo propietario del automóvil decide que no lo necesita«.

La nueva filosofía del grupo alemán piensa que «de cara al futuro, vemos el futuro como acceder a la movilidad cuando la necesite, sin comprometerse a ser propietario de un automóvil durante varios años«.

Compártelo: