Accionistas critican duramente al presidente de Toyota por su guerra contra el coche eléctrico

Akio Toyoda ostenta la posición de administrador delegado de Toyota, a la vez que la presidencia de la Japan Automobile Manufacturers Association, aunque la opinión pública tenga más referencias del manager nipón por su intensa lucha en contra de las regulaciones y prohibiciones, dirigidas hacia los coches de combustión interna y su reticencia hacia el coche eléctrico.

Las declaraciones y críticas de Toyoda han sido objeto de análisis por este medio en diferentes ocasiones, debido a la firme posición en defensa del motor de combustión interna en detrimento del coche eléctrico.

De hecho, Toyota es una de las grandes marcas que más lentamente está apostando por la nueva movilidad 100% eléctrica, de todos los grandes fabricantes tradicionales.

Tirón de orejas

Según publica Reuters, un grupo de grandes inversores que ostentan importantes cuotas dentro del accionariado de Toyota han criticado la postura y rumbo de Toyoda, a la hora de las medidas puestas en marchas por el gobierno japonés, adelantadas por FCE, que pretende prohibir los automóviles convencionales para conseguir la neutralidad de carbono para 2050.

El grupo de inversores, que gestionan 500 mil millones de dólares, advierten del riesgo de Toyota de perder el tiempo y quedarse muy por detrás del resto de competidores. La llegada de nuevos modelos casi cada mes, por parte de diferentes constructores demuestra que el mercado ha mutado y la industria sigue el ritmo de esta transición.

Akio Toyoda

Pero la realidad del mercado es diferente para Toyoda «lo que Japón necesita hacer ahora es ampliar sus opciones de tecnología. Creo que las regulaciones y legislaciones deben seguir después«.

El dirigente nipón llega asegurar que «la política que prohíbe los automóviles a gasolina o diesel desde el principio limitaría dichas opciones, y también podría hacer que Japón pierda sus fortalezas«.

Preocupación de los inversores

El rumbo y la posición hostil del administrador delegado de uno de los grupos automotrices más importantes y poderosos del mundo comienza a preocupar seriamente a los inversores.

Según declaraciones recogidas por Reuters, el propio Jens Munch Holst, CEO de Akademiker Pension, muestran la preocupación de los mercados: «Estamos sinceramente preocupados porque el Sr. Toyoda no parece darse cuenta de lo que está en juego aquí«.

Esta «preocupación» puede derivar en una venta masiva de posiciones de los fondos de inversión y grandes firmas de inversión de no reconducirse la política de Toyota.

De seguir una línea que políticamente ya no es compartida por unos mercados que apuestan por la descarbonización de la economía y la lucha por reducir las emisiones, como oportunidad de negocio, Toyota puede vivir una situación crítica en los mercados de valores en un futuro cercano.

Veredicto de los mercados

El mercado parece tener claro el futuro de la industria automotriz y advierten a Toyota que «La electrificación completa del transporte es vital si queremos cumplir con nuestros objetivos climáticos y Toyota debería liderar la carga en esto en lugar de prolongar la producción de nuevos motores de combustión y regalar su cuota de mercado a otras empresas«, como zanja Jan Erik Saugestad, CEO de Storebrand Asset Management.

Compártelo: